domingo, 26 de mayo de 2013

Mírame y mírame

Una cara en una tumba que te sigue con la mirada


Si la miras de frente, vuestros ojos coinciden; si te desplazas a la derecha, te sigue con la mirada; lo mismo que si te desplazas a la izquierda. Es una escultura, pero tiene el poder de seguir tu rastro allá donde vayas. ¿Magia negra? ¿Brujería? No. Afortunadamente, es solo una ilusión óptica, pero pones los pelos de punta, sobre todo si nos la encontramos en sobre una tumba.

Como esta en el cementerio de Mont Martre de París. La tumba pertenece al psicoanalista Guy Pitchal, un personaje probablemente no muy conocido en vida, pero cuyo lugar de descanso eterno es de los más fotografiados del cementerio parisino por turistas y curiosos.

La tumba está decorada con una escultura hueca de su rostro –lo que viene a ser una máscara de piedra–, pero en lugar de mostrar al público el lado convexo de la escultura, está girada, mostrando el lado cóncavo y dando lugar a esta curiosa ilusión óptica: mires por donde mires a la cara del señor Pitchal, parecerá que tiene el rostro girado hacia ti.

Mira aquí un ejemplo con la cara de Einstein.

3 comentarios:

Dorita/Alh. dijo...

Hola Edu, que curioso, me encanta !
Salu2
Dorita

Rafa dijo...

Pues a mi me daría un poco de yuyu que me persiga con la cabeza, muy ingenioso!

Alvaro Loza dijo...

Me gustan esas tumbasde inovación, aunque soy más de ángeles