sábado, 24 de agosto de 2013

Roskilde

Roskilde es una antigua ciudad de Dinamarca situada en el norte de la isla de Selandia, al final de fiordo de Roskilde, al que da un pequeño puerto. Roskilde es asimismo la capital del municipio homónimo, la principal ciudad de la región administrativa de Selandia, con 47.828 habitantes, y la décima del país.

Aunque la historia temprana de Roskilde no está documentada, se considera que fue fundada hacia finales del siglo X, con lo que sería una de las ciudades danesas más antiguas. Fue la capital y mayor ciudad del país al menos desde el siglo XI hasta el XV, cuando se transfirió la capitalidad a Copenhague.

También fue uno de los principales centros eclesiásticos hasta el siglo XVI, cuando contaba con numerosos monasterios e iglesias, la mayoría de los cuales han desaparecido. La catedral de Roskilde, construida en un estilo gótico de ladrillos, es el principal monumento de la ciudad, la mayor catedral de Dinamarca, y el sitio de las tumbas de la mayoría de los soberanos daneses desde la Edad Media hasta la actualidad. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995.

Desde el siglo XX, Roskilde está muy influida por el área metropolitana de Copenhague y podría considerarse una ciudad satélite de la capital, pero el Departamento de Estadística de Dinamarca no la considera oficialmente parte de la misma. La ciudad se ha convertido en un centro cultural y educativo, siendo su universidad, fundada en 1972, su principal institución.

El Festival de Roskilde es un festival de música anual que se celebra en la ciudad danesa de Roskilde. Fue creado en 1971 y se ha convertido en uno de los dos mayores festivales de Europa, junto con el Festival de Glastonbury.


Inspirándose en grandes festivales, como el de Woodstock de 1969, dos estudiantes, Mogens Sandfær y Jesper Switzer Møller, crearon el Festival de Roskilde en 1971. Contaron con la ayuda del promotor Carl Fischer.

El 30 de junio del año 2000 mientras actuaba la banda estadounidense Pearl Jam nueve personas perdieron la vida al ser aplastadas por la multitud que se abalanzaba sobre el escenario. Esto hizo que se extremaran las medidas de seguridad para el festival de 2001. También se creó un monumento en memoria de los fallecidos, se trata de nueve árboles y una piedra con las inscripción How fragile we are (Qué frágiles somos).


2 comentarios:

Lakacerola dijo...

El sitio es precioso, todo muy verde y muy romántico para dar paseos.

Uno dijo...

Son un poco decepcionantes en Escandinavia las ciudades antíguas porque con las casitas de madera y los incendios, nunca queda nada realmente antíguo. No conozco Roskilde pero menos mal que su catedral se hizo de ladrillo. Espero, que se hayan conservado también las lápidas de su cementerio.

Un abrazo