martes, 31 de diciembre de 2013

La caja vacía


Leo a Antonio Gala sobre "La nueva Nochebuena" y me gusta lo que dice:

Los hombres no tenemos la vida muy larga. Y, sin embargo, sentimos la necesidad de parcelar la vida, de trocearla, de marcarla con muestras, hitos, recordatorios, metas. Como si fuera tan inmensa que no pudiéramos mirarla, ni comprenderla, entera. Y es que nosotros somos más cortos que la vida. Hablamos con indiferencia de días, horas, semanas, meses. Cuando hablamos de años nos ponemos ya serios. Cumplimos años, nos dan miedo los años. Celebramos que se inaugure un año y nosotros sigamos con los ojos abiertos. Nos alegra que un año nuevo nos ofrezca su pequeña caja de sorpresas, porque quiere decir que estamos vivos. A pesar de que la caja esté vacía y nosotros debamos tomarnos el trabajo de llenarla de cosas. Cosas confusas: un jazmín tardío, dos o tres atardeceres, alguna carta, unas manos entrelazadas, un modo inolvidable de mirar, cierta música, una mañana limpia, el olor a fritanga de una verbena en mitad de agosto, qué sé yo: la vida. Porque la vida, por mucho que e diga, no es maravillosa, ni cruel, ni millonaria, ni apasionante ni terrible. la vida es única: sólo eso. Lo único que tenemos. Y cada año viene, en Nochevieja, con el regalo de su caja vacía.

1 comentario:

Dorita/Alh. dijo...

Gala es Genial !
Prospero año 2014.
Dorita