viernes, 3 de junio de 2011

Balneario de Carratraca

Poetas y literatos como Rilke y Lord Byron, pintores de la talla de Julio Romero de Torres, emperatrices como Eugenia de Montijo y reyes como Fernando VII tomaron las aguas en el balneario de Carratraca. Hay pocos lugares en el interior de Málaga que posean tanto embrujo como este lugar conocido desde tiempos de los primeros hombres y renombrado por los romanos, ingentes devoradores de todo cuanto concernía a las aguas curativas.

Las aguas de Carratraca son sulfurosas, arsenicales y radiactivas, y manan de las profundidades de la tierra a una temperatura constante de dieciocho grados. Están indicadas para mejorar la salud y disponer el cuerpo al descanso y la relajación. La historia recuerda que los romanos dejaron monedas con las efigies de Tiberio, Claudio y Julio César en un yacimiento próximo al pueblo conocido como La Glorieta. La necrópolis tardorromana de Los Maderos, cercana al arroyo de las Cañas, demuestra que aquella civilización se mantuvo firme en su propósito de beneficiarse de estas aguas curativas. Leer +

El blog del día: El guama

8 comentarios:

alvaro Locx dijo...

Me encantaría ir a este lugar.

El Robot Humano dijo...

la primera fotografia me dio una sensasion de escalofrios...

DELIO dijo...

Sólo con escuchar "ir a tomar las aguas" me da la sensación de limpieza y lavado de cuerpo y alma con centrifugado incluído. Creo que el decorado asfixia en exceso al verdadero protagonista: el agua. Me gustan más las pozas y los manantiales salvajes al aire libre.
Me encanta el nombre "Carratraca"...como que te crujen todos los huesos.

Stultifer dijo...

ALVARO - Carratraca es un pueblo muy pequeño. Lo más interesante allí ea la Fonda La Pepa, una pensión restaurante muy conocida desde hace mucho tiempo donde se come mucho y muy bien a muy poco precio.

ROBOT - El olor del agua es como a huevo podrido, debido al sulfuro que tiene.

DELIO - Cuando quieras nos acercamos.

tnf25 dijo...

se me antojo

Stultifer dijo...

TNF - Son utilizados desde tiempos de César Augusto. los romanos ya conocían las cualidades curativas de estas aguas, buenas para la piel.

Ronronia Adramelek dijo...

No me gustan los balnearios. Mira que soy poco escrupulosa pero entro a uno y me huele a sanatorio antituberculoso para viejos con tiña (ya, ya, es un poco bestia, pero es lo que se me viene a la cabeza cuando entro a uno, yo qué le voy a hacer)

Stultifer dijo...

RONRONIA - No andas desencaminada. Los romanos encontraron sanadoras estas aguas debido a que, tras caminar muchas leguas, tenían heridas en las piernas, sarpullidos, ampollas... Al llegar a Carratraca y limpiarse con las aguas notaban serio alivio. Evidentemente en un balneario medicinal no hay deportistas de élite, sino personas com más o menos problemática. Como en a película El balneario de Battle Creek.