martes, 19 de agosto de 2008

Las rutinas

Imágenes enviadas por Jopo

Cada mañana sonaba el móvil a la misma hora. Alargaba la mano hacia la mesilla, lo apagaba pulsando cualquier tecla, encendía la luz, abría los ojos, respiraba profundamente y resoplaba. Se incorporaba aún dormido, andaba descalzo hasta el baño, abría el grifo y orinaba mientras caía el agua. Apretaba el pulsador de la cisterna, se afeitaba. Una ducha con los mismos movimientos de siempre; cabeza, champú, gel, aclarar y secar. Se vestía intentando no repetir prendas y más o menos combinar colores (el azul con verde el amor se pierde). Entraba a la cocina y preparaba café. Colocaba un filtro en la máquina, abría la lata, vertía dos cucharadas, añadía el agua en su depósito, apretaba el interrruptor, bebía un zumo. Mezclaba leche fría con el café recién hecho, añadía azúcar y lo bebía de pie junto a la pila de la cocina. Dejaba el vaso lleno de agua, apagaba la luz y salía de casa.

Las llaves, la cartera, la mochila, dinero, cerrar la puerta. Cruzar por el semáforo, ver cómo abren el bar de la plaza, llegar a la ría, cojer el puente y pasar al otro lado.
Un día, otro y otro. Todos iguales. Vivimos las rutinas constantes.

¿De qué forma anulas las rutinas innecesarias de tu vida?

El blog del día: Dani. Fotografías

15 comentarios:

Reality Bit dijo...

Primer!

Reality Bit dijo...

La rutina es dulce cuando se vive con conciencia. Cuando es algo obligado desquicia. Y cuando se tiene que vivir pendiente de combinar colores para ir a la moda, es una auténtica mierda!

A veces ni siquiera nos damos cuenta de que somos unos animales de costumbres.

Angel dijo...

jajaajaj! Quitando lo de cruzar la ría... que la única ría que cruzo es la del cubo de lejía que echa a la calle el bar de enfrente... ¿ese soy yo? jajajaj!
Joer! Ahora que lo dices... ¡qué rutinaria puede llegar a ser la vida!... Supongo que no queda más remedio.
La forma de romper esa rutina: hacer que cada mañana la sonrisa renazca en forma diferente.

Saludos, Stultifer!!!! Angel

Mario dijo...

Intento, cada día, recibir una palabra amable, una sonrisa, una mirada... Eso ya hace que mi día sea diferente, e incluso, a veces, sólo eso, me hace feliz.

Devin Town dijo...

En el fondo me gusta la rutina… Aunque siempre intento hacer cosas diferentes cada día, pero suelen ser las mismas cosas al final. Es una rutina rotativa, o algo así…

Stultifer dijo...

reality bit
Hay cosas, indudablemente, que aunque rutinarias son agradables, y hacen que nos sintamos felices. Otras...

Ángel
Tu envías ls fotos y yo hago la historia. No tienes que ser tú, aunque podría ser. Lo que es cierto es que podemos tener días repetidos. Eso es lo malo.

mario
Tu te levantas ya con una sonrisa y eso hace que cada día de tus días sea diferente y positivo.

devin town
Haremos un estudio sobre las rutinas rotatorias. PUeden llegar a ser interesantes.

JoPo dijo...

guau tio, te lo has currado!!!

no lucian tan bien cuando las hice!

me gusta como has sacado una historia de unas imagenes.

en cuanto a la rutina, pues todo lo es,¿acaso hacer puentig todos los dias no seria rutina?

si no aceptas la rutina, como pparte de la vida, algo te pasa

Wilde dijo...

Ya, pero a veces, cruzas la ría y pasa algo diferente. Como decía Oscar Wilde, puedes pasarte años sin que nada pase y en un segundo pasar todo. Ese segundo siempre pasa en tu rutina. Quizás soportemos esto de la rutina por un puto segundo. La vida es un regalo, sin duda.

hm dijo...

Ufff, yo soy tremendamente rutinario, cuando salgo de la rutina más de unos pocos días, em agobio un montón. No me gustan por eso las vaciones muy largas, ni los viajes de más de una semana...

Stultifer dijo...

jopo
Todo son tus fotos. Lo demás es un invento.

wilde
Un segundo puede cambirte en la totalidad. Lo malo son los segundos rutinarios.

hm
Todos los excesos son malos, aunque sean por defecto.

hm dijo...

Jejeje, qué frase más buena.

Julián dijo...

Ey, esa segunda foto es de mi pequeña patria portugaluja, además al lado de mi casa!

Stultifer dijo...

julian
Tenemos espías en todas partes.

BIRA dijo...

Lo único bueno de la rutina (o al menos lo que yo le veo) es que sabes lo que te espera. A veces hasta se llega a echar de menos.

Para intentar romperla yo me he enganchado a esto del blog. y ahora mi rutina es peregrinar de blog en blog y tiro porque me toca. He nacido rutinaria. Es lo que hay

Stultifer dijo...

bira
Dejé de desayunar en casa para evitar la rutina a primera hora de la mañana. Ahora tengo la rutina de desayunar lo mismo en el mismo bar cada mañana.