domingo, 12 de julio de 2009

Feo y jorobado

La selección de Jaime Noguera

La obra nos presenta a Esmeralda, la bailarina gitana, Quasimodo, un deforme y feo jorobado que se encarga de las campanas de la Catedral de Notre Dame, y el archidiácono Claude Frollo, padre adoptivo del campanero. Frollo, atraído por la bailarina, pide a su protegido Quasimodo que la rapte. Sin embargo, la intervención del capitán Febo de Cháteaupers impide la consumación del secuestro y lleva a Quasimodo a la condena del suplicio público. Es azotado en la plaza, y recibe todo el odio y los insultos del pueblo, que lo detesta por su fealdad. Quasimodo pide agua y la gitana Esmeralda sube al patíbulo para calmar su sed.

Quasimodo siente un agradecimiento y un afecto enorme hacia la gitana por su piedad hacia él, ya que no está acostumbrado a ser bien tratado. Sin embargo, Frollo se siente frustrado por el secuestro fallido, y celoso del capitán Febo, ya que sabe que Esmeralda está enamorada de él, lo apuñala cuando se encuentra en una habitación con Esmeralda. Pese a que Febo no muere, la joven es acusada del crimen, por lo que se la condena a la horca. Durante su arrepentimiento público, previo a la ejecución y que tiene lugar en la plaza de la catedral hay un espectador especial que le da asilo en la iglesia.

Pero la historia no acaba ahí. Frollo aprovechando que los truhanes de la Corte de los Milagros intentan liberar a Esmeralda, la saca de la catedral por su cuenta y le da a elegir: su amor o la horca. La gitana lo rechaza y el archidiácono la delata. La madre de Esmeralda, intenta salvar a su hija pues se acaban de reencontrar después de quince años. Todo es inútil, madre e hija mueren, Frollo es empujado por Quasimodo al abismo de la catedral y el jorobado muere abrazado al cadáver de Esmeralda.

¿Tienes una historia de amor que contar?

12 comentarios:

Javi dijo...

Claro que tengo. Pero no es momento de contar historias tristes, que es Domingo. jejeje

Stultifer dijo...

javi Incluso sacando de las historias tristes lo bello hay ápices de felicidad.

Thiago dijo...

No te quejarás, Nogueroles te llena el blog de referencias culturetas y escaleras de las sabiduria, no como las mias que son mas chabacanas, jaja

Bzos.

Thiago dijo...

Ah, por cierto: si, yo tengo una historia que contar, y la voy contando en mi blog desde hace 3 años, jajaja

Bezos

Stultifer dijo...

thiago Nogueroles me manda las fotos. El resto me lo invento yo. Tu historia la sigo en el blog aunque a veces me la salto dependiendo de los protagonistas de los que hablas. jeje.

hm dijo...

Todas las historias que he vivido han tenido un final... un poco menos trágico...

Stultifer dijo...

hm La tragedia trae adrenalina para el cerebro.

danimetrero dijo...

siempre me ha dado mal rollo la historia del jorobado este.
Cualquiera se pone a contar historias de amor... en verano empiezan muchas y se joden otras tantas.
Consejo. El que no tenga historia de amor ni pareja que lo disfrute y el que la tenga que lo drifrute.

Stultifer dijo...

dnai me enamoro cada día. Cada día tengo una tragedia. Al siguiente, un reencuentro. Surtido adrenalínico.

Malacay dijo...

De amor y desamor pero no vale la pena

Jaime Noguera dijo...

Me transformo de Noguera en Nogueroles y no hago rimas faciles. Hay un tipo malencarado controlando este chiringo con ventilador. Una hora vale 400 dram. Menos de un euro.

Stultifer dijo...

malacay Todas las historias valen la pena. Son trozos de uno mismo. El que no tiene debe inventárselas.

jaime noguera No hagas rimas que te cojerá el malencarado del ventilador.