domingo, 17 de junio de 2012

Catacumbas de los Capuccinos


Las catacumbas de los Capuchinos en Palermo, Sicilia (Italia) alberga uno de los museos mas escalofriantes y singulares del mundo.

Las catacumbas datan de 1599 cuando se enterró por primera vez a un monje con fama de santo para que fuera rezado y visitado, el Hermano Silvestro de Gubio. Así descubrieron los monjes las especiales condiciones climáticas que reunían las catacumbas.



Poco a poco esto fue convirtiendose en una tradición local, al punto de que muchos dejaban instrucciones en su testamento respecto a las ropas que lucirían después de muertos e incluso las que deberían ponerle pasado un tiempo.

Así se fueron reuniendo aproximadamente un total de 8.000 cadáveres que se exponen como si de una galería de la muerte se tratase. Muchos fueron embalsamados con diferentes métodos.



Están expuestos en hileras clasificados en Hombres, Mujeres, Niños, Vírgenes, Monjes y Profesionales. En el pasillo de los profesionales podemos encontrar jueces, profesores, militares algunos incluso enterrados con sus ropas militares estilo napoleónico. Muchos de los cuerpos han sufrido deformaciones por el paso del tiempo o han perdido algunos de sus miembros.

En Palermo, hasta el s. XVII, siguieron la costumbre de los franciscanos del culto a los muertos teniendo sepulturas exclusivas para los hermanos, no aceptando que fueran enterrados los particulares. Esta idea cambió a principios del s. XVII debido al traslado de los conventos a la periferia de la ciudad, donde tenían que construir capillas a expensas de algún benefactor que a veces les cedía un edificio con la condición de que a su muerte fueran enterrados en ellos, reservándose así el derecho de sepultura.

Más datos en escalofrío.com

5 comentarios:

Roberto T dijo...

Pues sí que es escalofriante. Aunque más repelús me dan los cuerpos descarnados como te comenté en tu entrada anterior. En algún sitio leí que antes de la Segunda Guerra Mundial muchas de estas momias tenían ojos de vidrio, con lo cual debían ser aún más espantosas. Luego desaparecieron todos los ojos. Hay una leyenda que dice que fueron unos soldados norteamericanos que entraron en las catacumbas y robaron los ojos de las momias, pero también se especula con que la onda expansiva que produjo la explosión de una bomba cerca de allí pudo haberlos pulverizado. La imagen de todas las momias así juntas me recuerda a una jamonería, aunque no creo que no huela tan bien, jeje. Un fuerte abrazo.

Didac Valmon dijo...

un fantástico lugar en Palermo, me encantó cuando lo visité el año pasado y volvería sin dudarlo!!

Observatorio Gay Granatense dijo...

Siempre que veo este lugar, en documentales y cosas así, me asalta la misma idea: Y es que, en el día final, el del APOCALIPSIS, cuando se produzca la "resurrección de la carne" según el Evangelio, estar presemnte en un lugar de estos va a ser acojonante de verdad... ¡Va a parecer una fiesta con cientos de invitados que....encima no se conocen...jejejeje!

Stultifer dijo...

ROBERTO T
Definió Becquer hace años como "tienda de ultramarinos" a los nichos de los cementerios.

DIDAC
He visto algunos enterramientos similares y son sorprendentes.

OGG
Dudo mucho yo en eso de la resurrección de la carne. Lo que se comen los gusanos no vuelve a los humanos.

Uno dijo...

Supongo que este es mas impresionante con tantísimo cadaver pero es algo que he visto en Portugal, por ejemplo y en México.