sábado, 13 de diciembre de 2008

Una vez me caí

Imágenes enviadas por Javi Illán - Mi alacena

Una vez me caí de una escalera... Así se inicia la terrorífica historia de un muchacho al que la mala suerte le acompañó durante su infancia, adolescencia, juventud y madurez. Desde que dio sus primeros pasos en su casa notaron que cada tres que daba reculaba uno por una total falta de equilibrio. Además le gustaba ir más deprisa de lo normal para agarrarse a cualquier saliente.
Siempre tenía marcas de chichones en la cabeza, en la frente, de los porrazos que se pegaba contra pareces, zócalos, peldaños, sillas, picos de mesa. El llanto resultó ser algo habitual desde que amanecía y hasta que se apagaba la luz de su habitación.


Su hermano dormía en la litera de arriba, pero algo hay en las camas altas que a todos llaman la atención y su único interés a partir de los seis años era conquistar la cama. Para qué quería más. Si los dolores antes eran en la frente ahora le tocaba a la rabadilla el sufrimiento. Pero no vacilaba cada noche al ir a acostarse aunque tuvieran que ayudarle empujándole hasta su nido.
Le gustaba corretear por el pasillo, tomar la curva y subir la escalera (digamos que era una escalera en U) y al llegar al rellano el resbalar era lo dominante, con la consiguiente caída y el coscorrón. Mientras la caída era en la subida el dolor era inferior. Las caídas descendentes producen efecto bola de nieve: cada vez más rápido y cada vez más grande.
Buscaba trabajos en los que no era necesario levantar los pies del suelo. A pesar de su amor por el bricolage, tuvo que desistir en las tareas de pintor, electricista, montador de muebles, recolector de fruta y un sinfín de oficios en los que andar subiendo y bajando. Todo, por evitar males mayores.

Se formó como oficinista y aprendió con mucha práctica el peligro que tiene clavarse grapas en los dedos.

Escaleras Cíes - Unión Distribuidora Cíes S.L. - Ayuntamiento de Mos, Pontevedra. España

El blog del día: Manel DH

14 comentarios:

Bruto dijo...

Cuando a mi hermano y a mí nos compraron una litera para nuestra habitción, hubo más que tortas por ver quién se quedaba con la de arriba. Yo, como era el mayor, esgrimía el argumento de la edad, pero eso a nadie le parecía relevante. Al final mis padres decidieron que las primeras semanas nos turnaríamos para probar. Todas los noches que me tocó dormir en la codiciada litera de arriba me caí de la cama. Al fianal se la dieron a mi hermano.

Stultifer dijo...

Bruto
En mi colegio siempre luchaba para conseguir la litera de arriba, y siempre la conseguía. Con buenas o malas artes, eso si.

Emiliano Orlando dijo...

Jajajaja pobre pibe che!!

¿cuando van a hacer escaleras donde no se pueda pasar por abajo, o cuando se van a hacer personas que no sean supersticiosas??

Jajaj

Orlando.

shysh dijo...

Soy lo torpe subiendo a las literas. Prefiero la de abajo aunque te sientas como aprisionado.
Elotro día vi una foto genial para mandarte pero no recuerdo la autora. Era de las obras del Rockefeller center. Buscaré por ahí.

Stultifer dijo...

emiliano orlando
Hay personas no supersticiosas y te aseguro que hay escaleras por las que no se puede pasar por debajo de ellas. Saludos.

shysh
Cada año que pasa somos más torpes para todo.

Jaime Noguera dijo...

Stultifer:

Libro vendido... en parte. Falta presentar presupuesto detallado por partidas y recortar algo el precio.

¿Cuando comemos?

Stultifer dijo...

jaime noguera
Es lo que tienen los presupuestos. Siempre hay que recortar por algún lado.

Comemos, comemos... ¿martes?

Thiago dijo...

Bueno pq has hecho un cuento muy bello, pq sino realmente parece lo que es... un catálogo de escaleras friamente industriales, jajaa.

Bezos.

Thiago dijo...

cari, y tu contribunción a mi post ES UNA LOCURA AMARTE, ha sido genial, me ha encantado, gracias por enrrollarte tan bien, con la de cosas que tienes que hacer y lo ocupado que estas estos dias, jaja

Bezos

Stultifer dijo...

thiago
Escaleras CIES, ya te digo. Las mejores. jeje.

Creo que realmente es una locura amarte, pero es lo que hay.

hm dijo...

Yo siempre he elegido la litera de abajo, no me gusta la de arriba... de pequeño tenía que dormir alguna vez y no me gustaa nada de nada... siempre he sido un niño muy raro.

Stultifer dijo...

hm
¿Por no tener a nadie arriba?

hm dijo...

Me daba igual tener a alguien arriba o no... iba a dormir igual...

BIRA dijo...

El protagonista podría ser pariente mío, que caídas no me doy muchas, pero raro es el día que no me golpeo con algo.