viernes, 2 de octubre de 2009

La diferencia de ser libre

He estado en la cárcel y acabo de salir. No me querían dentro. Soy demasiado idealista. Me han invitado a participar en un programa consistente en la realización de un cortometraje, más que nada para comentar cómo es el funcionamiento de un festival de cine, cuánto hay de verdadero o de falso, cuanto hay de verdad y de engaño.
El ejemplo más claro de la realidad o la ficción es comparable con la libertad y la cautividad. Estando en la calle nos consideramos apresados por vicios, familias, trabajo... Estando encerrados deseamos la libertad que los que tenemos fuera no sabemos, a veces, aprovechar.

6 comentarios:

Winnie0 dijo...

Me dan escalofrio las cárceles...Besos (ya tengo mi escalera preparada)

Cosechadel66.es dijo...

Te prefiero fuera....

Carpe Diem

Stultifer dijo...

winnie Más frío en invierno, es verdad. Hoy 34 grados al sol.

cosecha Pues no sé qué decirte...

Thiago dijo...

dios esa carcel debe ser para los de cadena perpetua, pq vaya castigo estar todo el puto dia subiendo y bajando escaleras, eso que tus lectors ya estamos entrenados, jajaa.

Bezos

weblara dijo...

He ido a una carcel dos veces en mi vida, a ver a un amigo que por causas ajenas a su voluntad tuvo que tragarse cuatro meses y es el lugar más horrible, tétrico y triste que he visto en mi vida (a parte del tanatorio)
Besucos!!

Stultifer dijo...

thiago No he podido hacer fotos en el interior. Hay muchas escaleras, pero muchas puertas que no se abren hasta que las anteriores no se cierran.

weblara Lo más tétrico de un centro penitenciario es la parte en la que se unen los libres con los apresados.