miércoles, 13 de octubre de 2010

Gravedades

Tengo a mi verita, vera, una caja de 100 pañuelos de papel, marca Inca e ilustrada con estrellas de mar, que va disminuyendo con la misma velocidad que a mí me aumentan las secreciones nasales. Pasando el rato con ese entretenimiento de estornudo, llorera, escalofrío y moco líquido, veo unas fotografías sobre el desastre de los lodos de Hungría: Dos residentes de Devecser limpian de la fachada de su casa los restos del vertido tóxico. Eso dice el pie de foto. Medito, pienso, reflexiono y moqueo a la vez y solo tengo una inquietud: ¿qué es más grave ahora mismo, mi resfriado o la pérdida de posesiones de los afectados a causa de los venenos?

6 comentarios:

Enrique dijo...

No se si conseguiré hacerte reír querido stulti...pero opino que a los tíos de allí le gustaría mucho más limpiar tus mocos pegaos a la pared de su casa que aquella cosa toxica que tienen ahora :)

Un fuerte abrazo ;)

theodore dijo...

Lo más importante es que me voy a ver a A-ha mañana a Madrid. Anda que no.

Uno dijo...

Gravedad es lo que ataca a mis pechos. Lo vuestro son otro tipo de catástrofes.

Xim dijo...

Aquí tenemos otro tipo de vertidos tóxicos, en los ayuntamientos y en el parlamento, más que vertidos yo los llamo pervertidos...

emejota dijo...

Hace unos días estuve igual. En mi caso los antihistamínicos ayudan mucho, porque no tengo resfriado que no acabe alérgico. Esto va en aumento con los años, al menos eso me han dicho. Pregunta por el Rinoebastel, así para cortar de raíz, si quieres ir mas lento, ya sabes, los rollos naturales. Un abrazo atchussss.

Stultifer dijo...

JA. El médico me dice que puede ser un problema de alergias. Me lo ha dicho con mucha alegría. Va todo mejor. Menos mal.