domingo, 19 de diciembre de 2010

Koolhaas Houselife

La Maison a Bourdeaux es una vivienda situada en lo alto de una colina en las afueras de Burdeos, Francia. Se construyó en 1994 y fue un encargo de una familia cuyo padre había quedado minúsválido tras un accidente. Eligieron a Rem Koolhas para llevar a cabo el proyecto, y además le pidieron que diseñara una casa complicada. El reputado arquitecto les sorprendió con una casa de 3 niveles a los que se podía acceder fácilmente con una silla de ruedas.

Sin embargo, el documental Koolhaas Houselife no se centra en la estructura de la vivienda, ni en las ideas que Koolhas tuvo a la hora de diseñar una casa de estas características. El punto fuerte del documental es el mantenimiento y la limpieza de la vivienda. Las cámaras penetran en ella a través de los ojos de su cuidadora, Guadalupe Acedo, la mujer que limpia y mantiene la casa en orden. Así se genera una mirada inusual e impredecible a los espacios y estructuras del edificio.

Como si de 2001 odisea en el espacio se tratara, en sus inicios la casa sería comoda. Ahora, con el paso del tiempo no es más que una acumulación de situaciones que necesitan reparación. Eso sí, el documental es digno de verse.

10 comentarios:

montorelio dijo...

Cuando he visto esas escaleras tan ideales (a la vez que asesinas, sí), no me encajaba lo de vivienda adaptada. Pero en el trailer queda claro. A ver si lo encuentro...

montorelio dijo...

Me imagino a la madame pensando "a ver, ¡oootra vez a llamar a la ambulancia, que Guadalupe se ha vuelto a caer de la escalera y está en el suelo con la cadera rota! ¡Uf, que trabajo nos da esta casa!

Uno dijo...

Lo conozco. Es genial.
Un abrazo

Stultifer dijo...

MONTORELIO - Hoy lo he visto en Canal X-tra de Digital (7). Guadalupe es española y alucina mucho con la casa. Casa donde todo está casi abandonado, con goteras, dejado totalmente. Y ella, allí, en medio de tanta tecnologia y, como dice: con una cocina gris.

Stultifer dijo...

UNO - A mi el documental me desesperaba. Me resultaría difícil vivir en una casa donde todo son goteras, corrientes de aire, roturas... Me he reído mucho con los comentarios de Guadalupe.

theodore dijo...

Qué buena pinta tiene, el trailer tan sencillo y absorbente, es buenísimo. Habrá que verla. Guadalupe seguro que da mucho juego.

Stultifer dijo...

THEODORE - A Guadalupe no le gusta nada la casa. Ella pasa de lunes a viernes allí, pero afirma estar de paso. Hay frases suyas que ni el mejor guionista hubiera inventado. Me recordó un poco a Cándida, la crítica de cine de Gomaespuma. Guadalupe dice que aunque tuviera mucho dinero jamás viviría en una casa así. El instante que cuenta cómo se quedó atrapada en el ascensor (que se ve enel trailer) es desternillante. Ella aún no entiende cómo la casa no se cae porque, dice, está suspendida en el aire. Con el inválido se reía ya que ella le pedía los planos de la asa para hacerse una igual en España.

Ronronia Adramelek dijo...

No he visto aún el documental. Lo haré pero dentro de unos días porque -si supiera cómo chillar de emoción histéricamente por escrito, lo haría- acabo de descubrir que la casa de mis sueños incluiría una plataforma-ascensor como la que aparece en el primer trailer pero:

en lugar de una pared con una librería de tres pisos por la que va ascendiendo la plataforma, yo me pido tres paredes de estanterías y una de ventanal, y en la plataforma colocaría un sillón de lectura con lamparita y una mesa alta redonda con dos taburetes.

La pared del ventanal un poco separada de la plataforma por un pasillito para poder salir de mi biblioprisma al resto de la casa, claro.

El documental, definitivamente me lo veo dentro de un par de días, para que no me chafe el ensoñamiento actual.

... pues no, no me aguanto, me voy a verlo ahora mismo.

Ronronia Adramelek dijo...

Pues eso, que no me he podido aguantar, lo he bajado y lo he visto. La casa es maravillosa y odiosa a partes iguales yo desde el mismo diseño: me espantan esas escaleras puntiagudas de cuña que almacenan porquería por debajo y no hay forma de emprender, la cocina gris y fría de hormigón y la inútil y fea ventana redonda giratoria y también la solitaria bañera de patas. Me sigue volviendo loca la alta librería con la plataforma-ascensor y los enormes ventanales. Creo que es uno de esos ejemplos de arquitectura-timo moderna en las que parece que pagas a los arquitectos por darse gusto a ellos mismos en lugar de por hacerte una casa para vivir. Los comentarios de Guadalupe son tan certeros que uno se pregunta porqué no le pide un informe el aquitecto para aprender de sus errores. Como documental está bien pero se me ha hecho largo, reconozco que he hecho trampa pasando trocitos a mayor velocidad.

Stultifer dijo...

RONRONIA - Totalmente de acuerdo contigo. La casa es divinia y odiosa a la vez. La sensación de que todo está roto es incomodísima. Guadalupe está de paso. Esa suerte tiene.