martes, 5 de abril de 2011

Lluvia de asfalto

Ocurrió en Bogotá. Eran las 5 de la mañana y Leonardo Poceiro acababa de dormirse en su casa de Villa Luro. Un problema respiratorio lo tenía sin conciliar el sueño, pero cuando lo logró una fuerte explosión interrumpió el fugaz descanso. Todavía en estado de limbo percibió que algo no estaba bien. El olor a quemado y los gritos de su abuela –que vive al lado– lo despertaron del todo. Entonces abrió la puerta y cruzó a la casa de ella. El cuadro que vio era inverosímil: una enorme cascada de asfalto líquido bajaba desde la terraza por la escalera, cubría todo y hasta había quemado el policarbonato del techo corredizo.

El desastre había sido provocado por el choque en la Autopista Perito Moreno, a metros de su casa, de un camión que transportaba soda cáustica contra otro que llevaba asfalto líquido, dos materiales tóxicos. Leer +

5 comentarios:

tnf25 dijo...

eso si aplica para ser llamado un buen susto...

Stultifer dijo...

TNF25 - Con lo caro que está el combustible ahora...

alvaro Locx dijo...

Que fuerte y que feo el hecho y el susto del hombre, aunque muy guapo el tipo si es el de la foto.

Me recordo a las explosiones de fin de año en Puebla Stulfier que por cierto entre las ruinosas casas hay unas escaleras acojonantes.

Stultifer dijo...

ALVARO - Quiero ya esas escaleras de las ruinosas casas.

DDmx dijo...

Yo conozco a alguien en Colombia... aún va a ser el Leonardo ese.