lunes, 16 de noviembre de 2009

Ciudad del vino

La localidad cordobesa de Montilla acoge, durante los días 27, 28 y 29 de noviembre 2009, la asamblea general de la Red Europea de Ciudades del Vino (Recevin) de la que forman parte 75 localidades. El objetivo de esta Red es la afirmación de la entidad histórica, cultural, patrimonial, económica y social de los territorios relacionados con la producción de vinos de calidad.
Si tienes más interés en noticias del vino puedes formar parte gratuitamente del Club WineClan.

O antes o después, acabas viendo un lindo gatito...

Montilla está en pleno centro geográfico de Andalucía. El casco urbano se extiende a lo largo de unos cuatro kilómetros, asentado sobre tres suaves colinas, con una altitud media de 372 metros sobre el nivel del mar. El término municipal ocupa una superficie de 167,4 kilómetros cuadrados y cuenta con una población total de 23.905 habitantes, de los que 12.060 son mujeres y 11.845 son hombres.

Los restos arqueológicos hallados demuestran presencia humana desde épocas prehistóricas. Existen vestigios desde el Paleolítico Inferior. En el recinto del antiguo castillo y zonas cercanas como La Escuchuela se han hallado restos de poblamientos tartésicos e ibéricos. De hecho, la demolición de una vivienda situada en el popular barrio de La Escuchuela dejó al descubierto en el verano de 2007 restos de un asentamiento íbero del siglo V a.C.

Los estudios realizados por la firma Arqueoterra sobre la parcela ubicada en las proximidades de la Parroquia de Santiago Apóstol permitieron constatar la existencia de estructuras cuadrangulares y rectangulares que podrían tratarse de viviendas, tanto por sus dimensiones como por los espacios que las delimitan mediante muros de piedra. Junto a una serie de estancias construidas a base de mampuestos de piedra calcarenita y de muros de adobe, aparecieron también numerosos restos óseos animales y fragmentos de cerámica que podrían datarse en torno al siglo V o VI a.C., si bien se pudo constatar la existencia de algunos materiales característicos del siglo VIII a.C.

La Batalla de Munda tuvo lugar el 17 de marzo del año 45 a. C. en Los Llanos de Vanda, un paraje que numerosos autores sitúan en las cercanías de la actual Montilla, en la Baetica romana. Ésta fue la última contienda armada de la Segunda Guerra Civil Romana, librada entre populares (liderados por Julio César) y optimates (liderados tras la muerte de Cneo Pompeyo Magno por sus hijos, Cneo y Sexto).

Tras la victoria del ejército de Cayo Julio César –integrado por la temible Legio X Equestris y por soldados del rey Bogud de Mauritania-, el prestigioso militar romano pudo regresar a Roma y ser nombrado dictador. Tras la contienda que tuvo lugar en Munda, Julio César tomó Córdoba y pacificó la Hispania Ulterior. Sin lugar a dudas, el espíritu y la mente del prestigioso militar y político romano cambió tras la carnicería que presenció en Munda, de ahí su disposición a remodelar leyes y a crear otras nuevas en beneficio del pueblo.

De la época musulmana se tienen pocas noticias. La zona estuvo casi despoblada y fue limítrofe con las coras de Cabra y Córdoba. En la actualidad se conserva, en el límite con el término municipal de Aguilar de la Frontera, restos de lo que pudo ser un puente árabe.

Con la conquista cristiana por Fernando III El Santo (1240), las tierras montillanas pasaron al señorío de Aguilar siendo repobladas por gentes de León. Conseguida la independencia y el título de villa (1371), sustituiría a Aguilar como centro del señorío de los Fernández de Córdoba, posteriormente Marqueses de Priego. El más destacado miembro de esa dinastía fue Gonzalo Fernández de Córdoba, El Gran Capitán, uno de los militares más importantes de todos los tiempos.

El siglo XVI fue el de mayor importancia histórica y cultural de la ciudad, título concedido por Felipe IV (1630). Se levantaron los edificios más importantes, aunque se demolió el castillo por orden de Fernando El Católico, y llegaron a Montilla vecinos tan ilustres como San Juan de Ávila y el Inca Garcilaso de la Vega.

Durante los siglos XVII y XVIII, Montilla sufrió una gran crisis económica con el empobrecimiento de su población y el ataque de numerosas epidemias y malas cosechas. En 1726 fue canonizado el montillano San Francisco Solano, importante evangelizador en América del Sur.

En el siglo XIX se vivieron luchas contra los franceses, enfrentamientos entre absolutistas y liberales, revueltas contra Isabel II, la gran epidemia de 1855 y los famosos sucesos de Montilla durante la proclamación de la Primera República.

La primera mitad del siglo XX se caracterizó por la extensión de las ideas republicanas y más tarde socialistas, el anticlericalismo y las organizaciones obreras. Durante la época de Primo de Rivera se produjo la expansión del sector vinícola.

Con la Guerra Civil, Montilla se vio libre de enfrentamientos bélicos aunque muchos montillanos combatieron por sus ideas o fueron fusilados. Tras una difícil posguerra, Montilla sufrió la emigración, principalmente a Cataluña.

En los años sesenta se produjo una expansión económica basada en la industria del vino que situó a Montilla en los primeros lugares de la provincia. Hoy forma parte del triángulo de ciudades consideradas “motor de la economía cordobesa”.

En el mes de septiembre, la zona Montilla-Moriles se viste de gala para celebrar el ancestral rito de la vendimia. Las altas temperaturas que se registran en la Campiña durante los meses de verano permiten alcanzar a las uvas su grado óptimo de maduración.

El ritual se perpetúa de forma invariable. Bajo un sol de justicia, los vendimiadores se encorvan para acariciar los prietos racimos que han concedido fama internacional al sur de la provincia de Córdoba.

El clima de esta comarca, cálido y seco, consigue preparar la uva para el momento de su recolección, enriqueciéndola de azúcares que, ya en la bodega, se transformarán en grados de alcohol naturales.

Proyectos como la Ruta del Vino Montilla-Moriles , las catas dirigidas o las actividades promovidas por la Hermandad de la Virgen de las Viñas, por la Cofradía de la Viña y el Vino, o por colectivos como El Mandil, La Avenencia, la Asociación de Empresarios o El Coloquio de los Perros, dan buena muestra del compromiso de esta tierra con sus caldos.

El Ayuntamiento de Montilla adquirió en 1998 el Castillo de El Gran Capitán, derribado en 1508 por orden del rey Fernando el Católico. Desde entonces, el monumento ha venido siendo objeto de numerosos estudios arqueológicos y de un conjunto de actuaciones que se están centrando en la consolidación estructural del alhorí, construido en 1722 sobre las antiguas ruinas del castillo al objeto de ser utilizado como granero del Duque de Medinaceli. En la actualidad, el monumento no puede ser visitado, ya que se encuentra en obras. Esta imagen no es el castillo, claro. Es el Palacio de Justicia.

Entre los edificios religiosos de Montilla se encuentran la Parroquia de Santiago (s. XVI), Iglesia de la Encarnación o de los Jesuitas (neoclásica, s. XVIII), Iglesia de San Sebastián (gótico-mudéjar, mediados de s. XVI), Parroquia de San Francisco Solano (neoclásica, s. XVII), Convento de Santa Clara (s. XVI), Convento de Santa Ana (estilo toscano, s. XVI).

También están la Iglesia de San Luis (s. XVII),Iglesia de María Auxiliadora (neogótica, s. XX), Ermita del Santico (s. XIX), Ermita de San José (s. XVI), Ermita de la Rosa (gótico-mudéjar, s. XVI-XVIII), Iglesia y convento de San Agustín (s. XVI-XVII), Iglesia de traza neoclásica (siglo XVII), Ermita de Belén (s. XVII), Ermita de la Paz (s. XVI), Monumento al Sagrado Corazón de Jesús (s. XX).

Las bodegas, los templos del vino, lugares mágicos, sagrados. Si la historia cristiana sobre la creación del Universo fuese cierta, seguro que el lugar escogido por Dios para crear al hombre, hubiese sido una bodega, rodeada de hermosos viñedos. En las bodegas es donde se produce esa maravillosa metamorfosis, que convertirá el fruto de la vid en ese preciado liquido que llamamos vino, en ellas, en su silencio embriagador, el hombre en perfecta armonía con la naturaleza aplicará sus conocimientos.

Entre sus bodegas están: Alvear, Pérez Barquero, Agrigiménez, Comercial Vinícola del Sur, A. Alda Garnelo, Cobos, COnde de la Cortine, Espejo, Gracia Hermanos, Lópe Jiménez, Maillo e Hijos, Márquez Panadero, Oontebello, Navarro, Robles, Velasco Chacón, Cabrillana, Conde de la Cortina, Cruz Conde, navisa, Reyes Mesa, Bellidos, A. Olivares Arrabal, Promeks y Cooperativa La Aurora.

El blog del día: Por el camino de la letra

12 comentarios:

theodore dijo...

Me da fatiga poner un comentario tan corto con un post tan completo, pero es que es leer Montilla y solo se me ocurre una cosa:

¡¡¡VIVA EL VINO!!!

Winnie0 dijo...

¡Que post tan currado! Desde luego me han entrado ganas de ir pa' Montilla y visitar el lugar...Me uno a Theodore en lo del VINO. Besos Stultifer y feliz inicio de semana

Dirty Clothes dijo...

Pues sería buena fecha para visitar Montilla, quien pueda, claro...

dirty saludos¡¡¡¡¡¡¡¡

Thiago dijo...

vaya excursión, eh.... Yo fui al fin del mundo, sin embargo, jajaa

Cari, ciudad del vino? querrás decir una de ellas, que aquí, en este país, hay mas ciudades del vino que tabernas...

Bezos.

Didac Valmon dijo...

también es la ciudad de San Juan de Ávila, patrón de los curas españoles, pero sigo prefiriendo el vino

Stultifer dijo...

Theodore Beba el vino.

winnie Seis horas en Montilla dan para mucho, por lo menos para hacer fotos.

dirty Mi coche, cargado de botellas, no pasaría el examen del alcoholímetro.

thiago Si hablara de Ávila, diría algo de sus piedras y de sus santos. De montilla, su vino.

didac ¿Ves? Me lo quitan de la boca.

Lakacerola dijo...

Dices que tras una difícil posguerra, Montilla sufrió la emigración, principalmente a Cataluña.
¡claro, y por eso se quedó de presidente de la Generalitat, Josep Montilla!

weblara dijo...

Vaya, yo ya veo gatitos con una cerveza sin alcohol, si me meto en una de esas maravillosas bodegas, no quiero ni pensarlo.
Besucos!

Logan y Lory dijo...

Bueeenoooo, hoy además de un extenso catálogo de escaleras varias nos hemos empapado de todo este etílico artículo dedicado a Montilla.

Has sido un placer...

Stultifer dijo...

lakacerola Habrá sido el Alvear de degustación...

weblara Solo el olor. El olor...

logan y lory Nos ha faltado la tapita de jamón.

Chevy dijo...

Vaya, ya han hecho el chiste facil que quería hacer. El presidente de la Generalitat es de Iznájar, Córdoba.
El vino es tremendo.

Kisses

Stultifer dijo...

chevy Viva Iznájar.