viernes, 26 de agosto de 2011

Malditos decoradores

Adrianos y Thiago nos descubrieron en El País la instalación del creador británico Martin Creed para el Festival de Edimburgo. Por lo visto la idea le surge con los colores del mármol, del que dice brilla con el agua (yo añadiría que resbala). El caso es que seleccionó todos los colores posibles y se montó una escalera como la de la imagen. La de la imagen, para ser más exactos. Dentro de un tiempo llegará el diseñador de turno y colocará una alfombra roja encima y a tomar por saco la instalación. ¿Por qué será que el que llega el último se cree el más listo?

Blog del dia: Mapa ficiticio

3 comentarios:

ROMO XIII dijo...

Hay que dejar la impronta.

Observatorio Gay Granatense dijo...

Me ha recordado aquellas que te mandé del Hotel Abba, antiguo edificio sindicatos, que brillaban más bonitas, en la noche, por el agua, aunque en el fondo resbalaban (se ve que matarse es el último capitulo que voiene ahora en el libro de texto de las facultades de arquitectura) y tienes razón, seguro que viene el listo que le pone alfombra a los peldaños, o peor aún, que yo lo he visto en otras ocasiones, macetas a izquierda y derecha de cada peldaño...

Stultifer dijo...

ROMO 13 - Impronta sobre impronta y así nada es de nadie.

OGG - Añadamos también barandilla en el medio y luego una rampa. El caso es ir destrozando todo.