martes, 8 de noviembre de 2011

Cuba - Trenes blindados

Podia resumir aquí la historia del tren blindado y del monumento erigido con los mismos vagones protagonistas en el lugar de los hechos. Pero prefiero que el texto tenga un tonillo militar y revolucionario. El monumento esta situado en un área de 50 metros de ancho por 200 metros de fondo, limitado por la vía férrea y el río Cubanicay en Santa Clara, Villa Clara. Fue éste lugar el escenario de descarrilamiento, asalto y toma del Tren Blindado de la tiranía batistiana. El complejo lo conforman cinco elementos escultóricos que representan las acciones realizadas por los rebeldes, así como cuatro vagones originales, el bull-dózer utilizado para levantar la línea férrea y un coche plancha.

Entre los meses de octubre y primeros días de diciembre de 1958, la tiranía preparó un tren blindado cuyo objetivo sería su traslado hacia la parte oriental de Cuba, para reforzar militarmente el Ejército Batistiano en esa zona. El tren integrado por miembros del cuerpo de Ingeniería del Ejército de Fulgencio Batista, llegó a Santa Clara el 24 de diciembre de 1958 y su composición era la siguiente: 2 locomotoras, 22 vagones y un coche motor-explorador, así como 408 efectivos entre oficiales, soldados e ingenieros militares y una gran cantidad de armamentos.

El 28 de diciembre de l958 comenzó la Batalla de Santa Clara por las tropas rebeldes que, comandadas por Ernesto Che Guevara avanzaron por la Carretera de Camajuaní hacia la ciudad. Los primeros encuentros se desarrollaron en esa vía, iniciándose posteriormente el combate contra los defensores de la Loma del Capiro, el que se mantuvo durante ese día y parte del próximo. En la noche del 28, el pelotón dirigido por el Capitán Ramón Pardo Guerra (Guile), llevó a cabo su objetivo, consistente en destruir la línea férrea para facilitar el descarrilamiento del tren, si éste retrocedía para refugiarse en la ciudad, e impedir el cruce de refuerzos desde el Regimiento "Leoncio Vidal" hacia los lugares de combate.

El pelotón de Ramón Pardo Guerra compuesto por 23 hombres con un bull-dózer levantó el tramo de la línea del ferrocarril sobre la carretera y atravesó una motoniveladora en la vía férrea. A las 5 de la madrugada del 29, estaban posesionados del lugar y listos para combatir. Con la caída del tren blindado, la tiranía sufría un duro golpe material y moral en Santa Clara. Lo que ellos consideraban un baluarte para la defensa de la ciudad y para futuras operaciones combativas, era liquidado en apenas hora y media de acción. Con esta acción se puso de manifiesto la maestría combativa y estrategia utilizada por Ernesto Che Guevara, así como la cooperación del pueblo y la desmoralización del ejército batistiano.

El blog del día: Abriendo mi ventana al mundo

8 comentarios:

Observatorio Gay Granatense dijo...

Es una historia curiosa, mucho más el monumento, es como una especie de diaporama gigante ¡conservar todo el tren, la vía y el bulldozer! De verdad, me estás sorprendiendo con la monumentología cubana...

Stultifer dijo...

OGG - Cuba es un país de símbolos. Si estos vagones estuvieran en Europa, seguro que más de una pintada habrían recibido. Allí (además de por la escasez de pinturas) ni se les ocurre ensuciar algo que haya sido eslabón de la cadena de la revolución.

Dirty Clothes dijo...

Menudo tour por cuba que te nos estás metiendo¡¡¡ ;P

dirty saludos¡¡¡¡¡

Stultifer dijo...

DIRTY - Y con ganas de repetir...

crittervenudo2 dijo...

Stultifer, todo un placer leerte siempre ilustrándonos. Un abrazo!!

Stultifer dijo...

CRITTER - A pesar de haber disminuido mucho el número de comentarios y visitas, sigo más entusiasmado con mis relatos de Cuba. Un saludo

Éreber dijo...

Stulti...la verdad que me llama todo mucho la atención...la historia, que si no fuese para ti no se conocería mucho..la idea del monumento...Es cierto lo que dices cuba esta echa de simbulos y significados ...Muy interesante todo...
Un abrazo ángelico

Stultifer dijo...

EREBER - Aunque al llegar a un nuevo lugar intentamos saber qué nos vamos a encontrar, en Cuba ha habido muchas sorpresas. Por eso, mis ganas de regresar.