martes, 1 de noviembre de 2011

Cuba - El Maine

La Guerra Hispano-Estadounidense se desató entre España y los Estados Unidos de América en 1898, durante la infancia del rey Alfonso XIII, siendo presidente del gobierno español Práxedes Mateo Sagasta y presidente de Estados Unidos, William McKinley. Este conflicto es generalmente denominado en España el desastre del 98, o Guerra de Cuba. Sus principales resultados fueron la independencia de Cuba y la pérdida, por parte de España, del resto de sus colonias en América y Asia (Puerto Rico, Filipinas y Guam), cedidas a Estados Unidos.

Con la excusa de asegurar los intereses de los residentes estadounidenses en la isla, el gobierno estadounidense envió a La Habana el acorazado de segunda clase Maine. El viaje era más bien una maniobra intimidatoria y de provocación hacia España, que se mantenía firme en el rechazo de la propuesta de compra realizada por los Estados Unidos sobre Cuba y Puerto Rico. El 25 de enero de 1898, el Maine hacía su entrada en La Habana sin haber avisado previamente de su llegada, lo que era contrario a las prácticas diplomáticas tanto de la época como actuales. El ejército libertador cubano estaba a punto de derrotar a España y conseguir la independencia de su país, pero inesperadamente, el acorazado norteamericano Maine explota por los aires. Mueren 268 marinos. Rápidamente y sin pruebas, Estados Unidos acusó a España del sabotaje, con lo que el ejército yanqui ya tenía una excusa para intervenir en el conflicto.

Cuando tengas un disgusto, ya sabes. Más se perdió en Cuba.

El blog del día: Cuba Juan

7 comentarios:

alvaro Locx dijo...

USA es experto en ese tipo de pretextos, como la guerra con México y bla bla bla, una pena que España no haya podido repeler en ese momento la agresión, por otro lado el camino a la libertad de la isla es verdaderamente intenso, ha pasado de las manos coloniales españolas a las de USA, Luego a ser satelite ruso y ahora bailotea en la deriva siendo hermana de una Venezuel que tambien trastabillea.

Stultifer dijo...

ALVARo - La cuestión es no dejar en paz a nadie.

Observatorio Gay Granatense dijo...

Si es que ya se sabe, los norteamericanos siempre han sido únicos creándose ellos mismos guerras ficticias, y en ese caso, le tocó a ESPAÑA

El Pensador dijo...

El interés por Cuba, sea este español o estadounidense, ha sido siempre estratégico. Cuba ha estado en el centro de América y en el centro de las rutas comerciales de América a Europa.

Ahora tendrá otros sentidos pero antes no era otro que ese. Y Estrada Palma nuestro primer presidente y su gobierno no pudo hacer mas que ceder ante el poderío de los EEUU, como ceden hoy otros países. Castro lo llamo flojo y concesivo con los EEUU pero no hizo mas que entregar lo que podía ser entregado para salvar el resto.

Juzgar a la historia sin colocarse en el momento en que ocurrieron los hechos con posturas fuera de época sera siempre un anacronismo y un craso error.

Stultifer dijo...

OGG - Las guerras de los americanos bien las podían limitar a sus estados, pero ellos tienen que ir a bombardear todo lo que les da la gana. No me agradan nada, pero nada.

PENSADOR - Cada momento tiene sus motivos y sus porqués. Lo que pasa es que es muy fácil criticar las acciones que hacen los otros.

Uno dijo...

Mas se perdió en Cuba, Vale un Perú o Vale un Potosí... Todo lo que nos queda son frases hechas.

Stultifer dijo...

UNO - Lo que España perdió en Cuba no se lo quedaron los cubanos. Ellos también perdieron. Vamos, por perder, han perdido casi todo.