miércoles, 13 de febrero de 2013

Cementerio de Chauchilla

Los rostros calavéricos de las momias te observan desde un buen número de tumbas abiertas en el suelo. Desde su cuadrángulo excavado, convertido en hogar al aire libre con puertas a la otra vida, estos cuerpos envueltos en posición fetal en fardos de tela se ríen de su destino final, quizás porque conocen el camino que tantos nos hemos preguntado alguna vez. En plena llanura desértica del suroeste de Perú, soplando un viento ardiente y seco, a muy pocos kilómetros de las Líneas de Nazca, se expande el conocido como Cementerio de Chauchilla. Sus tumbas a cielo abierto no se libraron de los actos de saqueadores y ladrones de tesoros, pero aún así se han mantenido en buen estado para que, solitarias, silenciosas y apartadas, los viajeros podamos llegar hasta ellas y dar un último adiós a las personas que las ocupan.

El cementerio de Chauchilla es una de las necrópolis prehispánicas más antiguas y mejor conservadas que se pueden visitar no sólo Perú sino también en Latinoamérica. Al aire libre, sus sonrientes moradores sostienen esta burbuja de energía que ni los siglos ni los robatumbas han sido capaces de romper.

Más información

5 comentarios:

Manuel Guirado dijo...

Qué mieo chiquillo! jejeje

Stultifer dijo...

MANUEL
Demasiado limpio y blanquecino todo. Algo me suena que tienen que atraer turistas...

Don Heart dijo...

Te tengo imágenes stulfericas de el cementerio de Isla mujeres en Quintana Roo

Stultifer dijo...

DON HEART
Las esperamos con paciencia.

Observatorio Gay Granatense dijo...

¡Sí que se puede decir aquello de "las generaciones anteriores nos contemplan"! En sentido literal, jejeje....