sábado, 29 de enero de 2011

La revolución rosa de Yemen

En Yemen no han dado tiempo a que Occidente bautice la revolución en ciernes con olor a flores. Han sido los propios promotores de las protestas quienes han elegido el nombre, y en este caso el color, que caracteriza el movimiento político-social que exige el final del régimen de Ali Abdulá Saleh, en el poder desde 1978, y reformas democráticas que acaben con las desigualdades y la injusticia. En las marchas masivas vividas ayer en varios puntos de la capital, Saná, el rosa era el color mayoritario con la excepción del rojo, blanco y negro de la bandera yemení. Banderolas, pañuelos, enseñas, cintillos... Todos los participantes unificaron las protestas con el mismo color, en un guiño político doble: por un lado, se intenta simbolizar el carácter pacífico de las mismas, y por otro se destaca así el nivel de las marchas, por el momento de potencia intermedia. Leer +

15 comentarios:

Manuel dijo...

Las protestan en Yemen tomaron por sorpresa al régimen, aunque parece, quienes saben de esto, que se veían venir.

Muchos problemas juntos en Yemen, según pone el artículo que enlazas, ademas un presidente que no solo se quiere eternizar, sino que al morir quede su hijo...

Veremos que pasa.

Saludos

Stultifer dijo...

MANUEL - El mundo islámico se levanta contra las dictaduras. Esta misma tarde hay un botellón en Turkía contra la prohibición de beber alcohol... ¿Dónde llega todo?

Montse dijo...

Espero que todos los dictadores, sean desterrados, y me refiero a todos en general sean del pais que sean y de la religion y creencias que sean. Ante todo son las personas, y no hay que dejarse pisotear por nadie."nadie es superior a nadie", aunque parece una "utopia".

Stultifer dijo...

MONTSE - Todo dictador quiere mandar en el lugar en el que se encuentra. Hay muchos más de los que conocemos. Exterminarles es difícil e inhumano.

Jota Ele dijo...

Arde el mundo árabe.

Ya veremos en qué terminan todas estas revueltas, muy justificadas por otra parte.

Aunque no lo creamos nos afecta la situación y mucho.

Saludos cordiales.

emejota dijo...

El rosa es un rojo sangre deslavado. Ya está encendida la mecha. Un fuerte abrazo.

Stultifer dijo...

JOTA ELE - Estamos muy cerca y cualquier movimiento en Marruecos puede tocarnos un poco. De momento, el Gobierno de rabat sigue subvencionando loa artículos de primera necesidad para no subir precios...

EMEJOTA - Que todos los fuegos solo sean artificiales.

Adrianos dijo...

empieza a mosquearme tanta revuelta junta... o se han despertado de repente todos o ahora le toca al mundo arabe la moda de las revoluciones de colores... como terminen al igual que europa del este... apaga y vamonos

Stultifer dijo...

ADRIANOS - Empezó por retirar el permiso a un vendedor de frutas que no tenía permiso para hacerlo. No sabemos cómo va a terminar. Mientras tanto el rey de Marruecos, Y Mohamed VI, inicia unas vacaciones en su castillo francés de Betz. Ajeno a todo tipo de revuelta.

Didac Valmon dijo...

será la rosa, será el clavel, sera la mi...que yo cagué.
Espero que les vaya bien y que no sea rojo lo que corre por aquellas calles.

Stultifer dijo...

DIDAC - Del color que sea, lo están viviendo muy mal ahora.

DELIO dijo...

A mí realmente quien más me inquieta es nuestro vecino de enfrente.. el que se vislumbra por Tarifa. Será inmediato, seguro.
Ah¡ este año ha preferido Betz en lugar de Ifrán en pleno Atlas?
No sé que pensar

Stultifer dijo...

DELIO - Mohamed VI está de vacaciones. Sus ministros en sus mansiones. El Gobierno Español hará todo lo posible (enviar millones de euros) para que no aumenten las revueltas hasta Marruecos. Nos separa muy poco y a la vez un mundo.

Thiago dijo...

En toda africa, han surgido movimientos y ansías de libertad.. En España curiosamente, pronto entrará a gobernar el PP.. Qué lástima siempre vamos al revés.


que pena!.


Bezos

Stultifer dijo...

THIAGO - ¿Eres adivino? ¿Ya sabes los resultados de las elecciones? Pues llama a Moncloa, se lo dices y así nos ahorramos todo el gasto económico que conlleva hacerlas.