lunes, 8 de septiembre de 2008

Donde el cipote

Archidona - Málaga

Ocurrió en Archidona el 31 de octubre de 1971. Era ya de noche y en el cine del pueblo una pareja de novios disfrutaban viendo juntos una película musical de moda en la época. No ha quedado constancia de los motivos que incitaron a la protagonista a hacer lo que hizo, pero se sospecha que quizá la música, o alguna escena o incluso el encanto del momento propiciaron que ella tomara aquella decisión. Más tarde declaró que no sabía cómo ni porqué. Quizá a su novio no le sorprendió tanto que la mano de ella hurgase en su cremallera aquella noche, quizá ya era un hábito que habían adquirido e incluso una costumbre.

El chico, a quien llamaremos A.A.M. tal y como aparece en el fallo que dictaminó el juez, debía de ser consentidor y hasta generoso. No opuso el menor obstáculo cuando a ella se le ocurrió comenzar los toqueteos, se dejó hacer complacido, probablemente arrellanado en el asiento, que debía de ser cómodo. No previó las consecuencias que el laborioso ejercicio de su acompañante, a quien llamaremos P.B.A, podía tener. Todo parece indicar que la voluntad de ambos se hallaba exclusivamente centrada en el goce. No hay dudas al respecto; la ejecución de ella fue espléndida. A menudo en este caso se ha tendido a olvidar el importantísimo papel que jugó la chica para mayor gloria de su novio, a quien Cela llamó muy acertadamente “honra y prez de la patria y espejo de patriotas”. Debemos reivindicar no obstante el celo apasionado y la vehemencia desprendida con que remató tan delicada tarea.

El caso es que, en arribando al trance de la meneanza, vomitó por aquel caño tal cantidad de su hombría, y con tanta fuerza, que más parecía botella de champán, si no géiser de Islandia.
Como este asunto fue llevado esa misma noche a la judicatura, ha quedado escrito que el chaparrón seminal salpicó a los espectadores de la fila trasera e incluso a los de la posterior. Comenzaron los gritos de extrañeza, alguien encendió la luz, identificaron la naturaleza indudable de las manchas y se hizo el escándalo. La novia que enrojece al verse sorprendida in fraganti, el novio avergonzado que trata de ocultar sin conseguirlo el cuerpo del delito, un prestigioso industrial que se queja del espectáculo al ver que su terno recién estrenado ha sido víctima de la eyaculación, una señora de la alta sociedad archidonense que estalla en gritos de histeria tras descubrir gotas de semen en su cabello, y por todo el cine voces indignadas, insultos malsonantes, palabras de indecencia en las bocas de los afectados, preguntas sin respuesta y seguro que más de una sonrisa jocosa en labios comprensivos.

"¿Cuál es el sitio más extraño donde te has corrido?" (Gracias a Yo no tengo novia por la pregunta)

Más datos en Frikypedia

El blog del día: Prosopopeya divagante

20 comentarios:

BIRA dijo...

Menos mal que siempre nos quedan esos que son comprensivos. Qué sería del mundo sin ellos, no?

Besos, Stulti!

Mario dijo...

A eso le llamo yo "tremenda corrida". Dios mío, cuanto goce tuvo que haber en esos momentos...

Jaime Noguera dijo...

Aggggrrrrmmmgggthhhhaaagrmffffsss!

Uf,que bien me he quedao!

Thiago dijo...

Cari, a mi me pasó algo parecido en el café Figueroa, con mi novio francés (y un periodico gratuito). Eso si, no salipiqué a nadie pq:

1) lo paró el periódico.

2) La pareja mas cercana estaba como a 10 metros.

jaja

Bezos.

Stultifer dijo...

bira
Lo que para muchos es una heroicidad, para los de Archidona es el más grande de los secretos. Vamos, que ni se te ocurra mencionar lo del cipote allí. Con el juego que eso daría... Es como mencionar a la Dolores en Calatayud, o peor.

mario
Tuvieron que casarse según mandó la Ley. Creo que no volvieron al cine de verano y todavía viven. Avergonzados por el pueblo (qué raritos son, coño) pero viven.
El alcalde y su marido se pasean cogidos de la mano pero no pueden hablar del corridón de su paisano.

jaime noguera
¿Quieres un papel, o te sirve el pelo de la vecina de abajo?

thiago
Y te vieron, y hay fotos. Un coleccionista guardó el periódico gratuito y lo van a subastar.

No tengo novia dijo...

Podrías haber terminado el post con una pregunta, ejemplo:
"¿Cuál es el sitio más extraño donde te has corrido?"

Como ves, Thiago, parece que sabe leer entre líneas.

Miguel dijo...

Hay una película que ya tiene un tiempo, en la que aparece con todo lujo de detalles todo lo que allí ocurrió.

Por cierto, aunque con un poco de retraso por las vacaciones, paso por aquí para agradecerte el premio de blog del día entregado el pasado 7 de agosto. Un placer.

Nos vemos

Stultifer dijo...

yo no tengo novia
Colocada la pregunta. Sólo falta que tu mismo contestes.

miguel
Encantados por tu visita. Sí, hay una película pero es malísima y no obtuvo ningún éxito de público ni taquilla.

shysh dijo...

Ummm a ver: en el lavabo del curro, en varios bosques, en la cara de un skinete bajo la muralla de ibiza, en playas, piscinas, en el compartimento de un tren nocturno en Alemania, me falta hacerlo sentado en la cabina de un avión, cachis con la de horas que me he pasao.

Kostas dijo...

Siempre hay que ir a cualquier sitoi protegido, en este caso con paraguas.

Jaime Noguera dijo...

En una piscina desmontable donde luego se bañaron mis cuñados, en el servicio de minusválidos de un centro comercial, en el asiento de atrás de un coche en medio de una conversación con el conductor y su acompañanta, en un trastero, en un sótano, en la sala de la fotocopiadora de un centro de información juvenil, en la cama de sus padres, en la cama de mis padres, en la casa de un vecino cuyas llaves guardaban mis padres, en un prado y rodeado de vacas, en el camarote de un barco ucraniano, en un albergue juvenil en Dinamarca, en un parque al lado del Malecón de la Habana, en una academia de baile...y seguro que me dejo sitios.

Stultifer dijo...

shysh - kostas- jaime noguera
Felicidades. Seguro que en más de uno de esos sitios os encantaría repetir.
Yo pienso en algunos y afirmo que si: En el metro de Madrid, en un cine,en un tren, la sacristía de una iglesia, la playa, el campo, un lago, a los pies de la Alhambra, Sierra Nevada... ¿Tengo que contar mi vida entera a través de las pajas?
Y me faltan muchos en los que me gustaría.

hm dijo...

En mitad de una discoteca en Helsinki... total, a él era al que conocían, a mi no me iban a volver a ver... además, tiene su encanto que la gente te esté mirando...

En la calle entre dos coches (bueno, fue algo más).

Conduciendo.

En una piscina pública.

Stultifer... una pregunta... ¿en una sacristía?

Stultifer dijo...

hm
Todos tenemos un pasado pasado y oculto. jeje
¿Nunca fuiste monaguillo?

hm dijo...

... esto me pasa por preguntar..., jajaja... no, y eso que estuve en un colegio de curas.

Stultifer dijo...

hm
Y si te cuento un secreto, ya que esto no lo lee nadie, me pasó una vez en Notre Dame de París, en una visita, casi casi a puntito de liarme con un tio que por allí andaba tabién de visiteo. Mi acompañante no me dejó. Yo ya estaba decidido a entrar en un confesionario...

Angel dijo...

jajajaj!
Stultifer se nos pone interesante! jajajaj!... ¡Pena de no ser el confesor! jajaajaj!!!

Ah! Yo... recuerdo llegar al orgasmo en un examen... Sí... mientras me examinaba en no sé qué materia durante mi adolescencia. Y lo bueno es que no entiendo por qué... jajajaj!!!! No sé si sería porque me estaba saliendo -el examen- bien, porque vi alguna cosa eroticamente rara... en fin! no sé! jajaj!!!

Besos! Ángel.

Stultifer dijo...

ángel
Glup. A veces uno no recuerda que marcamos el recuadro para recibir avisos sobre nuevos comentarios.
Bueno, soy poco vergonzoso.

shysh dijo...

Stulti se está soltando jejeje, en una sacristía es lo más, con faldón y eso? con adulto, con jovenzuelo? Saliste a ayudar misa con la tienda d ecampaña puesta???? ummm esto da para cuentos warris. Y la reaccion de lso feligreses, todos erotizados, una gran orgía en la catedral del mar....

Stultifer dijo...

shysh
Qué mente tan oclusiva de pensamientos oscuros. Aquí va uno y suelta una palabra, y el resto se imagina guionista de El señor de los anillos...
Sin faldones, sin adulto, sin tienda de campaña. Fue un pis pun y ya está.