jueves, 4 de septiembre de 2008

Los negociadores

Imágenes enviadas por El príncipe que no sabía jugar

Desconocía la forma en que habíamos llegado hasta la bodega. Lo normal es desconocer la forma en que uno se marcha, pero mi caso era más extraño. El día anterior había sido fatídico y tenía lagunas mentales. Dudaba si quería mi tercer vaso de vino, por las dudas...

Estuvimos dándole vueltas al asunto pero era imposible vislumbrar algo coherente. Creo que le añadían algo al vino que perturbaba las consciencias. Era como el producto invisible que añaden los panaderos al pan para que se ponga duro y haya que comprarlo cada día. Con el vino pasaba igual. Añadían algo que te nublaba la visión.

Me levanté a duras penas y ví un gran caballo que aguardaba a que lo montara para sacarme de allí. Lo noté frío, como de bronce, estático. Pero logré subirme en él a la vez que escuchaba voces de ultratumba, gritos de la muchedumbre. Apenas entendía nada de lo que me contaban. La caída fue dolorosa.
En el hospital todo eran buenas palabras. Varios días inconsciente habían servido para que me arrrancaran el microchip y me dejaran sin identidad. Desde la ventana vi cómo dos hombres negociaban sobre la suerte que me esperaba. Estaba perdido en el desconocimiento. Maldito veneno.

El blog del día: In nocturnis surgebam

22 comentarios:

hm dijo...

A mi me pasa mucho eso de estar en una bodega y no saber como he llegado, jaja...

Ya más serio... un poco difuso (en el buen sentido)... le pasa lo que cuenta... o está ido y cree que le pasa... intrigante.

Stultifer dijo...

hm
Beber y rascar, es empezar.

Thiago dijo...

Cari, yo creo que con ese filtro envenenado que te dieron a probar, igual fue el caballo el que te montó a ti y por eso te escorroñaste tanto. Lo malo es que al no acordarte de nada nunca saldremos de la duda.. ¿o si te acordarías, no? jaja

Bezos borraxuzos...!

Stultifer dijo...

thiago
¿Acordarme? Desde esta sala de hospital psiquiátrico donde sólo acude a verme un enfermero con bata blanca, guapo él, a darme calmantes, poco puedo contarte. Me siento peor que Raquel Mosquera y creo que se me va la cabeza hacia un lado.

Julián dijo...

Subo, te cuento y bajo.. aprovecha unos días de descanso en ese hospital, que tiene buena pinta.. Siempre habrá tiempo para recuperar tu identidad o perderte para siempre.

Gracias por pasarte por mi blog y por nombrarme hoy blog del día. No deja de parecerme extraño, pero mola XD

DianNa_ dijo...

Preciosas fotografías y buen texto.

Consigues sorprenderme, no creí posible que se le pudiera sacar tanto jugo a una simple escalera, felicidades :)

Besos

El Príncipe Rano. dijo...

El vino es el amigo del sabio y el enemigo del borracho. Es amargo y útil como el consejo del filósofo, está permitido a la gente y prohibido a los imbéciles. Empuja al estúpido hacia las tinieblas y guía al sabio hacia Dios.


El vino es una cosa maravillosamente apropiada para el hombre si, en tanto en la salud como en la enfermedad, se administra con tino y justa medida.

Saludos, buenas fotografias.

BIRA dijo...

Estás hecho un capo! Ya no sólo dedicas tu vida (virtual, of course) a las escaleras, sino que ahora hilvanas las fotos con paranoias mentales que podrían ser objeto de un guión.

Me quito el sombrero, Stulti!

Oliver dijo...

La primera foto me pareció que era de una casa del siglo XVIII que está en la Orotava, al norte de Tenerife. Fui este verano a una boda celebrada ahí y me acordé de verme subiendo y bajando buscando un baño. Todas las tascas son iguales

Angel dijo...

Es lo que tiene el vino, Stultifer... ¡que da de más alegría al cuerpo! ¡Y mucha más al alma!
Me quedo con el caballito... ahora que, no sé si podré colocarlo en el salón!
En todo caso, me viene estupendamente para ser como Lady Godiva... Uno es sí de sensual! jajaj!!!
Besos. Angel -esperando a la película del exorcista, jajaj!-

Kiko dijo...

Acepto invitación!!! He vuelto, creo que con ganas, echando de menos a los viejos amigos bloggeros capaces de hacer que uno siga con ganas de escribir, vivir, soñar o incluso con ganas de pensar que va a postear cada día lo que se siente, ese enfásis de contar al mundo a forma de carta abierta como con los pensamientos algunos afortunados, otros no tanto.
Gracias por tu apoyo!!

Wilde dijo...

Hay cosas que es mejor no saber, que negocien, no hay problema, siempre tenemos la última palabra. O no. Pero a veces es que nos arrastran por sitios que no podemos controlar. O yo que sé!!! Viva el buen vino y punto.

a Corazón abierto dijo...

Se sale tu blog. Muy currado, y las fotos son bastante xulas.

Un saludo tio, me pasaré más por aquí.

Stultifer dijo...

julián
En la vida hay siempre cosas extrañas. Olvidos, envenenamientos y nombramientos especiales. Nos seguimos leyendo.

dianna_
Gracias. De todas formas, juego y brillo se le puede sacar a cualquier escalera. Y si te aburres, pues bajas de dos en dos peldaños, de espaldas, a saltitos. Cuidado no caer.

el príncipe
Cuánta inmodestia que provinene del autor de las fotos. Pues mira, si, y como dice Dianna_, dan mucho juego.

Stultifer dijo...

bira
No te quites el sombrero si hay sol. Es malísimo para la mente. Quizá es lo que me ocurre a mí, que me da mucho sol en la nuca. Entre eso y el vinito...

oliver
¿También pusieron algo en tu copa de vino que te nubló la vista? Está clarísimo. Mi teoría de que alguien pone algo en el vino es cierta.

ángel
Ya te digo. Sólo tienes que imaginarte subiéndome al caballo, no se en qué dirección, pero el golpe fue grande. A todo esto... ¿cómo de grande? Ya sabes que no tengo miedo, es curiosidad.

kiko
En el fondo, ese corte de pelo no te queda tan mal. A ti no puede quedarte nada mal. Ni yo a tu lado.

Bito dijo...

La marca del vino, por Dios, déme usted esa marca.

(o en su defecto una botella)

Stultifer dijo...

wilde
¡Viva el vino, aunque pierda! Mi falta de carácter y doble personalidad a veces me pierden. No necesito mucho para no encontrarme.

a corazón abierto
Bienvenido y ya sabes: mándame tus fotos de escaleras y aquí les hacemos una historia.

Stultifer dijo...

bito
Imposible. Me servían en jarra.

Mario dijo...

Ufff.... hoy llego tarde....

Stultifer dijo...

mario
Jamás llegas tarde cuando llegas. Pero te eché de menos hoy.

Thiago dijo...

Cari, no te lo tomes a mal, pero lo de los enanos era una pequeña vengaza por tu comentario de hoy.... De mi rumano a tu enano!! jajaja.

Bezos.

Stultifer dijo...

thiago
Todo lo que provenga de ti me sabe a caricia suave. Toma cursilada.
No me lo tomo a mal. Jamás. ¿No sabes que yo no sé discutir?