miércoles, 17 de octubre de 2012

Cementerio de vivos

El cementerio de Navotas, en Manila, atrae a numerosos viajeros intrépidos. Navotas es una popular ciudad de Metro Manila, situada en la bahía y frecuentemente azotada por violentos tifones. La austeridad inunda casi todas las calles, donde los terrenos próximos a la costa son un infinito asentamiento de precarias casas, no muy lejos de los rascacielos de la zona financiera. No tiene mucho de turístico, sin embargo, aquí se adentran los viajeros más intrépidos para ver un lugar insólito: su cementerio.
Su campo santo, ese lugar supuestamente destinado al reposo de los muertos, es aquí un lugar muy distinto. Al entrar, uno se encuentra con un ajetreado asentamiento lleno de familias que, al no tener hogar, decidieron instalarse aquí. La normalidad reina como en cualquier otro barrio manileño y decenas de niños juegan entre las lápidas blancas, tumbas y mausoleos, grabadas con apellidos españoles. Los pequeños son la alegría del cementerio y muestran su casa con orgullo. Al contrario que en otros muchos sitios de Manila, aquí no se piden limosnas. Leer más

4 comentarios:

alvaro Locx dijo...

Que bonita foto, me gusta la fusión, me recuerda a los juegos de pelota mesoamericanos.

Stultifer dijo...

ALVARO
Lo veo como un recinto muy poético. Donde igual se descansa eternamente como se juega.

Observatorio Gay Granatense dijo...

Una vez leí que en el VALLE DE LOS REYES en EGIPTO, hay muchas tumbas de funcionarios menores que están siendo okupadas por familias con bajos recursos, ya que, como se sabe, estas tumbas se componen de varias habitaciones (entrada, almacén para las ofrendas, capilla y sala funeraria) lo que supone un auténtico problema para las autoridades culturales de aquel país.

Stultifer dijo...

OGG
Cualquier lugar para vivir es bueno si no tienes otro mejor.