viernes, 26 de octubre de 2012

Profanaciones

La profanación de tumbas en el cementerio de Santa Clara (Cuba) se ha incrementado  en los últimos tiempos, de acuerdo con declaraciones de vecinos y trabajadores del lugar. La bóveda de una niña, fallecida hace unos años, fue abierta recientemente para hurtarle el cráneo, los huesos de una mano y de los dos pies. Dos trabajadores están detenidos por sospechas del delito. “Es un negocio en contubernio con los llamados ‘paleros’ que practican la brujería y utilizan restos humanos para sus trabajos”, dijo Guillermo del Sol Pérez, un vecino de la zona. Agregó que a los nichos les arrancan las partes metálicas de bronce, cobre o aluminio para venderlas como materia prima.

Decenas de tumbas cristianas fueron profanadas por desconocidos en el cementerio europeo de Rabat, constató este sábado un periodista de la AFP. "Las lápidas de cemento que cubren las tumbas están destruidas y desmanteladas con barras de hierro, para arrancar las empuñaduras de bronce del ataúd", indicó a la AFP uno de los jardineros del cementerio. "Estas empuñaduras de bronce son luego vendidas. Son actos que no tienen ninguna dimensión religiosa o racista", precisó. Situado cerca del barrio del Océano, el cementerio europeo de Rabat es uno de los más antiguos de Marruecos. Algunas tumbas son de comienzos del siglo pasado.

Las autoridades en Brooklyn (Nueva York) están buscando a los responsables de vandalizar el histórico Cementerio Green-Wood. La Policía dice que la unidad de delitos por odio está investigando la profanación de más de 50 lápidas y monumentos, que han sido dañadas o derribadas.

La guerra que libran en Colombia desde hace varios años integrantes de las pandillas Los Grasa y Los 40 Negritos, quienes delinquen en los barrios El Ferry de Barranquilla, y Primero de Mayo y Las Ferias de Soledad, se trasladó ahora hasta los cementerios. Hace unos días, cuando se realizaba el sepelio de un joven que falleció en un accidente laboral, varios integrantes de la pandilla Los 40 Negritos se camuflaron entre los acompañantes del cortejo fúnebre para lograr ingresar al Cementerio Nuevo de Soledad. Con martillo en mano los pandilleros rompieron la bóveda y posteriormente el cajón en el que se encontraba el cuerpo de la víctima, el cual dejaron a la intemperie. Luego de profanar la tumba y antes de marcharse, los pandilleros escribieron con un pedazo de ladrillo el número 40 sobre el resto de la bóveda, en señal de reto y ofensa a los familiares de la víctima.

El Ayuntamiento de La Algaba (Sevilla) ha denunciado hoy el destrozo de varios nichos y lápidas con el objetivo de robar los jarrones de bronce y otros elementos ornamentales para su venta posterior.

Un joven que al parecer no soportó la muerte de su padre, un ciudadano chileno que dejó de existir hace dos meses, ingresó ebrio por el cerco del cementerio de La Almudena, ubicado en el distrito de Santiago en Cusco, Perú, con el fin de visitarlo a la medianoche del último domingo.

Asaltan 50 tumbas en Muriel (Valladolid) para robar cobre y bronce de los cristus. La Guardia Civil investiga los hechos acontecidos la madrugada del día 19 al 20 de septiembre, cuando un grupo de ladrones procedente, al parecer, de países de Europa del Este entró y robó los cristos y las cruces de 50 tumbas; buscaban el cobre y el bronce  para venderlo al peso. El expolio se descubrió a la mañana siguiente, cuando un vecino de la localidad se topó con un trozo de cruz en el exterior, junto al muro; entró y comprobó que el cementerio se encontraba completamente desvalijado. Los delincuentes habían llegado a fracturar el mármol de dos de las tumbas, dejando al descubierto dos féretros.


8 comentarios:

Roberto T dijo...

Los delincuentes lo tienen relativamente fácil en un cementerio, porque no suelen tener vigilancia. Y parece que se ha puesto de moda el robar objetos metálicos. Lo de la brujería es ya más antiguo, y robar huesos o tierra del cementerio para hacer magia negra ha sido siempre una práctica relativamente frecuente. En la tragicomedia de la Celestina, ésta habla así de su íntima amiga la madre de Pármeno: "Tan sin pena ni temor se andaba a media noche de cementerio en cementerio, buscando aparejos para nuestro oficio, como de día. Ni dejaba cristianos, ni moros, ni judíos cuyos enterramientos no visitaba. De día los acechaba, de noche los desenterraba." Y más adelante habla de cómo invocaba a los demonios. Estas prácticas las he oído yo de personas mayores, y las he leído también en documentos de la Inquisición. Claro que antes la Inquisición imponía respeto, pero ahora los delincuentes no temen a nadie. También es verdad que hay una clientela que sostiene este delito, y los brujos y los chatarreros están haciendo su agosto. Ahí es por donde habría que cortar con estas prácticas. Un abrazo. (Bueno, creo se me nota que me encanta el tema, jeje)

alvaro Locx dijo...

Yo quiero que me profanen... pero vivito... jujuju.

Vaya es un tema raro, y creo que es más peligroso para los rateros, bues los dlincuentes pueden contagiarse de alguna enfermedad o pueden aspirar algún gas tóxico.

Stultifer dijo...

ROBERTO
Si hubiera control en los compradores de chatarra se evitarían muchos robos de metales en cementerios.
La Inquisición lo que provocaba era terror, no respeto.

ALVARO
Lo que se siembra, se recoge. Ni a los muertos se les deja tranquilos. Si les molestan, que el mal caiga sobre los molestadores.

Lakacerola dijo...

Es que la necesidad es muy grande. Buen finde.

◊ dissortat ◊ dijo...

Si hay mala gente que no es capaz de respetar a los vivos, ¿cómo van a respetar a los muertos?

Stultifer dijo...

LAKACEROLA
El respeto debería ser más grande.

DISSOSTART
Si los vivos no tienen nada para robarles, los muertos... Aunque no necesitan nada.

Uno dijo...

Los nuevos ladrones que sufrimos no respetan la vida de las personas. Como para respetar la muerte...

Observatorio Gay Granatense dijo...

Nunca entendí lo de las profanaciones, me parece una falta de respeto, no tanto hacia el difunto, que ni siente, ni padece, sino al dolor de sus familiares, sin embargo, creo, que en estos casos, debería pasar como con las tumbas egipcias, que recayera una maldición sobre los profanadores, jejeje, si me lo hacen a mí, les monto un POLTERGEIST en su casa que se cagan vivos....