domingo, 20 de septiembre de 2009

Harmónicas

Málaga tiene varias chimeneas que recuerdan su época industrial, allá por el XIX y principios del XX. En aquella época de recesión y cierres, los propietarios de una de esas empresas decidieron utilizar esta chimenea, situada junto al mar, y la cedieron como vaya publicitaria para la promoción de unos fabricantes de instrumentos musicales: HARMONICAS HOHNER.

Una noche, unos empleados despedidos de la anterior ferrería suben por las paredes de ladrillo de la chimenea y le borran la marca debido a que lo consideraron un engaño de la empresa hacia ellos y así no hacer efectivos los pagos que les adeudaban, según publicaron entonces los periódicos. El cartel quedó así: HARMONICAS.

Esa misma semana, uno que pasaba por allí leyó el cartel y con una sonrisa se dijo: "qué mal han escrito el nombre". Contrató a un especialista para que lo arreglara: MONICA.

A partir de ese día creció una leyenda urbana en el sur de España que hablaba de declaraciones de amor y esas zarandajas. Que un atrevido enamorado arriesgó su vida para pintar con letras blancas de arriba a abajo el nombre de su amada.

La última actuación municipal ha sido derribar los últimos 14 metros de copa por su deterioro, limpiarla, borrar los restos de todas las pintadas y restaurarla totalmente. Lo que hay que ver.

El blog del día: Viajes y leyendas

13 comentarios:

Arguifonte dijo...

Jo, con lo que me gustaba a mí la leyenda de la Torre Mónica.

GAD dijo...

Así es el amor, loco e inalcanzable.

Cosechadel66.es dijo...

Hubiera quedado bien cambiar las letras y haber dejado CAMINO.

Al cielo.

Carpe Diem

Sr. Shysh dijo...

La sonrisa me ha traído aquel chiste a la memoria:
Dos que van de pelotazo por una zona industrial ven una fábrica con el cartel: "ACEROS INOXIDABLES" y le dice el uno al otro: OYE; ¿NOS HACEMOS?

Stultifer dijo...

arguifonte Si pinchas en "Leyenda urbana" Descubres que algo de realidad tiene la historia. A mi es que me gusta tergiversar todo un poco.

gad Subiendo a la chimenea se alcanzó el cielo.

cosecha Era una pintada, no un scrable.

shysh ¿Se hicieron?

theodore dijo...

Las cosas que se hacen por amor, ay... Menos mal que el nombre de Mónica es bien bonito, podía haber sido Yesi o Yeni o algo asi.

Oye pues me ha encantado la historia de las Harmónicas, jeje.

Stultifer dijo...

theodore A mi me gusta más que la que cuentan sus protagonistas...

"José Carlos quería darle una sorpresa a su novia y lo tenía todo planeado. Tomé medidas de la chimenea y dibujé un boceto a escala. Lo tenía todo calculado, afirma el malagueño. Empezar a pintar tuvo tarea. Lo hice de noche con ayuda de mi amigo Roberto Sánchez, que me sostenía los botes de pintura. José Carlos subió por la escalerilla hasta la cima de la chimenea. Desde allí se descolgó con las cuerdas, como un péndulo. Al principio estaba un poco asustado porque se hizo de noche, reconoce. Empezó a las diez y acabó a las dos de la madrugada. Me costó más trabajo hasta que calenté motores. Por eso la 'M' me salió regular. Está un poco doblada".

Thiago dijo...

njaj cari, pues la debió de pintar bien arriba pq yo no lo veo... que ijoputa.

Lástima que no dejaran lo de HARMONICAS HOHNER, con lo bien que tocaba ese instrumento Bob Dylan y ahora ya nadie la toca... A mi me encantan los cantantes que tocan la guitarra y tocan la harmonica mientras con esos soportes, sabes?

Por cierto... yo no sé pero siempre pensé -y así lo escribiría- que era ARMONICA. me he quedado a cuadros, jajaja

Bezos.

Stultifer dijo...

yhiago La han restaurado (llaman restaurar a quitar 14 metros y borrar todo).

Te habrás quedado en blanco después de esta, tu noche. ¿No?

Dirty Clothes dijo...

Viví un año en Málaga y esa historia me la conocía, pero no me acordaba de ella con pelos y señales... Gracias por recordármela...

dirty saludos¡¡¡

Stultifer dijo...

dirty Tampoco me hagas mucho caso a mi...

Thiago dijo...

Cari, sin embargo consultado el RAE sigo creyendo que es ARMONICA, jajja

Bezos

Stultifer dijo...

thiago La empresa Honher utilizó el inglés en su publicidad y por eso lo escribió con H. De todas formas, la palabra viene del latín harmonĭcus. En castellano se escribe sin H. Yo no soy quién para cambiar la historia.