domingo, 8 de abril de 2012

Casabermeja. Málaga

Media noche. Se activan unas baterías para iluminar las nicherías del camposanto. Sonidistas, iluminadores, directores de arte, actores, camarógrafos, scripts y figurantes, a las órdenes del director, empiezan a desarrollar las primeras tomas de lo que posteriormente llegará a ser un cortometraje. Las actividades culturales no cesan en el cementerio de San Sebastián en Casabermeja, Málaga. Se presenta como una caja de sorpresas. Además de haber sido declarado en 2006 Bien de Interés Cultural en categoría de Monumento, en su recinto hay mucha más vida de la que cualquiera pudiera imaginar.


Existe un Plan Director que marca las líneas estratégicas a seguir, tanto en el interior como en el exterior del cementerio, con lo que en un futuro próximo se va a remodelar las zonas de acceso, y para ello cuentan con la colaboración del porcentaje que el Ministerio de Fomento entrega al municipio por la construcción de la autovía en su territorio. El mismo Plan Director desarrolla lo que han denominado Jardín funerario, es decir, una ruta botánica con flora funeraria, que abarca desde el laurel, las siemprevivas, los crisantemos o los cipreses.
No dejan los casabermejeños de potenciar su cementerio en todas y cada una de las actividades que se desarrollan a lo largo del año en el municipio, ya sea el Festival Flamenco de Cante Grande, al Feria de la cabra Malagueña o sus fiestas patronales. Aprendieron que, a pesar de la pena que puede haber por estar allí descansando sus seres queridos, es el cementerio un lugar que posee un atractivo especial y para ello siempre están dispuestos a mostrarlo, tanto a particulares como a colegios y grupos concertados. Ha pasado de ser un cementerio considerado en sus inicios para pobres de solemnidad, a tratarse de Monumento y tener más vida que muchos centros culturales.



Las nicheras
La tipología de tumba tradicional de Casabermeja, denominada nichera, puede considerarse como de especial singularidad. La bóveda cobija un espacio funerario rectangular de carácter familiar (puede albergar cuatro o cinco ataúdes y osario propio), al que se antepone una fachada de desarrollo vertical en la que se superponen, desde abajo, la boca o entrada, protegida por una artística reja; la lápida identificatoria, y un remate o frontis que adopta una cierta variedad de formas (triangulares, escalonadas, semicirculares, etc) y que está coronado por una cruz de forja de multitud de diseños.



Un regalo
Antonio Gala llegó a decir, que este es uno de los cementerios más hermosos que había visto. En respuesta de gratitud, el ayuntamiento de Casabermeja le regalo un panteón para el él y su familia, donde colocó una dedicatoria en la que deseaban que tardara mucho tiempo en ocuparla. El 4 de septiembre de 1992 Antonio Gala afirmaba en 'Proas y Troneras' que el cementerio de Casabermeja es uno de los más hermosos que había visto. Él lo recorrió despaciadamente y vio a los jóvenes estudiantes y a los novios pasearse mientras tomaban el fresco, veían alguna exposición o escuchaban buena música. Afirma lo siguiente: «Allí el Ayuntamiento tuvo a bien obsequiarme un rincón con buenas vistas para que, llegado el momento, yo lo ocupe. No tengo prisa. Si alguien quiere, puede ir calentándome la cama. Para quedarse en el sitio vale la pena éste».



Desde los primeros tiempos del cristianismo fue costumbre enterrarse cerca de las reliquias de los mártires, primero, y en el interior de las iglesias, después. Siglos de mantenimiento de esta práctica llevaron a una situación insostenible desde el punto de vista sanitario, por lo que Carlos III prohibió, en 1787, seguir enterrando en los templos, obligando a la construcción de cementerios alejados de las poblaciones.
Tras la toma de Málaga por los Reyes Católicos, y para mejorar la seguridad de los caminos, Casabermeja fue repoblada a comienzos del siglo XVI con cristianos procedentes de Extremadura, Castilla y Córdoba, fundamentalmente. Las primeras casas se dispusieron alrededor de la iglesia parroquial. En 1786 debía hallarse saturada dicha zona de enterramiento, y el obispo de Málaga, Manuel Ferrer y Figueredo, concedió una ayuda de 400 reales para la construcción de un camposanto. Se eligió el cerrillo de San Sebastián, situado en el lado opuesto al camino de Málaga-Antequera, un lugar bien ventilado y alejado del pueblo.




Inicialmente fue considerado un cementerio para pobres de solemnidad, puesto que los más pudientes siguieron utilizando la bóveda de la parroquia, hasta que en 1804 una nueva Real Orden prohibió taxativamente aplicar excepciones; por lo que desde 1805 todos los enterramientos se realizan en el cementerio, que adoptó el nombre del titular de la ermita y patrón del pueblo, San Sebastián.
Reproduciendo el mismo esquema de crecimiento urbano de Casabermeja, las primeras tumbas se dispusieron en derredor de la ermita y adosadas a ésta. Al ser los primeros enterramientos de gente humilde, consistían en pequeños túmulos de piedras encalados; pero al verse obligados los pudientes a inhumarse en el cementerio, la tipología de tumba empezó a evolucionar, dignificándose con formas abovedadas de cañón y dotándose de un frontispicio a modo de fachada.

18 comentarios:

Didac Valmon dijo...

de siempre me han gustado los cementerios. Este lo he visto en algún documental y me ha gustado siempre, una preciosidad. Como tus fotos.
Un fuerte abrazo, de ultratumba

Lakacerola dijo...

Son chulos, me lo anotaré si pienso invertir en activos inmobiliarios otra vez...jejeje...en mi otra vida claro.

Esther i Toni dijo...

Preciosas Fotos,y texto,de un Recinto magnífico:estoy de acuerdo con Antonio Gala.

Esther i Toni dijo...

Espero no te moleste lo enlace aquí:
http://www.facebook.com/groups/10150160094145385/.

Thiago dijo...

ESto de los cementerios, cari, no sé si te dará tanto juego ocmo las escaleras.... Normalmente solo visitamos uno, y cuando ya es tarde para sacar fotos, jajaa

Pero bueno, intentaré colaborar. Igual te viene bien que no te manden tantos como escaleras, que te saturabamos el blog.

Voy a enlazarte, bezos.

Thiago dijo...

Y los comentarios en vez de "escalones" no deberías poner "Lápidas" jaaj

Bezos.

Stultifer dijo...

DIDAC
Paséate y, aunque sea la tapia, fotografía los cementerios que visites.

LAKACEROLA
Hay tres negocios que jamás pierden: sexo, basura y muerte.

ESTHER I TONI
A vuestra disposición y esperamos recibir fotos de "vuestros" cementerios.

THIAGO
La historia de una ciudad empieza donde otros la han terminado: los cementerios. Espero tus fotos.

Esther i Toni dijo...

Puedes elegir las que te interesen de aquí,Stulifer:http://imatgesdesilenci.blogspot.com.es/ .

Esther i Toni dijo...

Espero disculpes el error al escribir tu nombre,Stultifer!!!...los amigos de Julio,amigos nuestros son...

Stultifer dijo...

ESTHER i TONI
Sois mis primeros "Vivos muy vivos" que habéis enviado fotografias de un cementerio. Muchas gracias.

tnf25 dijo...

te echaba d emenos...como siempre bella cronica..y las fotos!!!

tnf25 dijo...

oh!!! y de las fotos, puedes tomarlas!!!

Joaquinitopez dijo...

Descubro este blog ahora, siempre es interesante este mundillo que tanto yuyu da a la gente.
Un abrazo

Stultifer dijo...

JOAQUINITOLOPEZ
Hemos cambiado las escaleras por las lápidas. Nuevamente eres bienvenido y si tienes fotos de cementerios... nos las envías.

Stultifer dijo...

TNF25
Siempre bienvenido.

Uno dijo...

Este cementerio tiene el mérito de que a pesar de todo es muy alegre.
Estupendo arranque.

Stultifer dijo...

UNO
Hay una historia en ese cementerio sobre tres balazos en una lápida. Enemigos en vida, al no poder acabar uno con otro, esperó a que muriera para acribillar su lápida.

Laly dijo...

He llegado a tu blog sin saber muy bien de que iba... soy de Málaga, y nunca he visitado el Cementerio de Casabermeja (debo ser muy convencional o muy asustona y solo los visito cuando no hay más remedio), pero tengo que decirte que me han parecido unas fotos hermosas. Muchas veces los prejuicios nos impiden disfrutar de bellezas como la que nos has enseñado en esta entrada.

Un saludo

Laly