domingo, 22 de abril de 2012

Plañideras

Las plañideras tienen su origen durante el Antiguo Egipto. Su función era manifestar dolor por la pérdida del difunto a través de los gritos, los golpes y los llantos. Cuanto más elevado era el rango del muerto, el número de estas era mayor y la ferocidad de su actuación aumentaba.
Durante el velatorio y el posterior entierro, vestían ropa de luto formada por un velo de color oscuro y traían un jarrón conocido con el nombre de lacrimatori donde derramaban sus lágrimas. Con estos jarrones, los egipcios ricos querían diferenciarse de los pobres demostrando el dolor que había causado su defunción y demostrar a los Dioses el respecto del que habían disfrutado en vida.


Esta tradición arraigó en muchas culturas y países, también en el caso de España. En la literatura clásica, su figura aparece reflejada a lo largo de toda la geografía. Así pues, para poner un ejemplo, encontramos las choronas en Galicia, las erostariak a Vizcaya o las nigaregileak en la Baja Navarra. En Cataluña, este papel no era solamente femenino sino que existían los ploracossos que ejercían la misma función pero eran grupos formados por hombres. Además, en la comarca catalana del Vallés también se conoce la figura del ofertaire que era el vecino más próximo al difunto y, durante la ceremonia, hacía la ofrenda del pan y el vino, recogía la limosna de la familia y despedía los asistentes.

El papel de las plañideras, quienes cobraban por realizar dicho "servicio", ha quedado actualmente en desuso, sobre todo debido a que durante el siglo XVIII la Iglesia multaba el uso porque lo consideraba poco respetuoso. A pesar de todo, durante las procesiones de la Semana Santa todavía se pueden ver grupos de plañideras última de la figura de Cristo, expresando así pena por su muerte.

9 comentarios:

Observatorio Gay Granatense dijo...

Yo, por ejemplo, no me prodigué, in situ, para mosqueo incluso de mi madre, en lágrimas en el entierro de mi padre, a la par que vi como otros lloraban hipocritamente...y ahí mi madre no dijo nada...

emejota dijo...

Avísame cuando vuelvan a ser requeridas, no debe ser muy difícil, basta con recordar.... cualquier cosa .... Bs.

Didac Valmon dijo...

digan lo que digan hasta en la muerte hay clases

Uno dijo...

La Lupe cantaba a una "lloradora" que tenía un largo repertorio de lloros y jemidos.

Stultifer dijo...

OGG
Yo me prodigo poco en asuntos plañideros.

EMEJOTA
Si se que necesitan, nos vamos para dramatizar la situación.

DIDAC
Nadie dice lo contrario. Clases, clases.

UNO
Aaaayyyyyy

Lakacerola dijo...

Pasaste por mi blog pidiendo lápidas, cementerios o algo así. Hombre si encuentro algo en la web lo pondré, pero te aseguro que no voy a ir al cementerio de Cartagena a echar fotos. Desde que ví la película "La noche de los muertos vivientes" en blanco y negro, para más tétrico el asunto, como que me dan un poco de yuyu.

Stultifer dijo...

LAKACEROLA
Queremos fotografías realizadas por vosotros. No las que se encuentren en la web. Acudir al cementerio es muy positivo y se aprende mucho de la historia de la ciudad en la que vives.
O te acostumbras a ir tu o acabarán llevándote.

Z dijo...

Stulti, tengo fotos del cementerio de luarca colgadas en mi blog de un post de hace milenios (se llamaba algo así como un post de rechupete con el tema de la muerte) pero ya te pasaré más. Total sigo haciendo fotos de escaleras que ya parezco un gallego, jajajaja.

Oye, hablando da miña terra, que aquí lo de las plañideras se nos metió tan dentro que todos llevamos una dentro. Igual por eso tenemos fama de ser tan llorones...

Stultifer dijo...

Z
Consígueme esas fotos de Luarca. Pueden tener escaleras o no. Pero relacionadas con cementerios. Qué bien.