miércoles, 10 de noviembre de 2010

El Reino de las escaleras


En el reino de las escaleras despertaste un día, abriste la puerta y comenzaste a caminar. Pronto descubriste que daba igual subir o bajar por los peldaños. Te cansabas en tu andar. Una vez que pensabas que habías llegado al final, bastaba con levantar la mirada y una nueva escalera comenzaba a aparecer y esta te esperaba para ser recorrida, aunque tu tenias la esperanza de que fuera la indicada que te llevaría directo al Rey del castillo.

En el reino de las escaleras el flamante Rey te esperaba. El mismo Rey de tus sueños. En el fondo de tu alma lo sabías. Pero las dudas hacían tu camino más difícil y más lento. Tardaste un poco pero lograste apartar los miedos de los escalones y tu Rey te esperaba al final de tu recorrido con una sonrisa en su rostro con una corona en su cabeza y otra en su mano, el te concedería todos tus deseos con una mirada infinita, besaría tu frente y luego te pondría la corona, harían el amor en las escaleras del reino y la sonrisa no se borraría de tu rostro, y las dudas ya no existirían en tu mente. El Rey dirá que te ama y tu le creerás ciegamente y volverás a recorrer el palacio cada día de tu vida a través de sus escaleras. El tiempo ya no existirá ni para ti ni para tu Rey.

En el reino de las escaleras te sentaras al lado del Rey y cuando estés cansado del andar por sus escaleras te detendrás, tomaras un respiro y admiraras el reino y por un momento desearas despertar. Pero la realidad ahora parece distante y no es una opción. Ordenas que limpien las cien mil escaleras del castillo ya que esta noche tienes ganas de hacer el amor en el reino de las escaleras.

El blog del día: El mundo de Dawidh

Estoy de viaje y totalmente alejado de un ordenador. Volveré

17 comentarios:

Montse dijo...

Si para llegar a la persona que amas y estar con ella, has de subir muchisimas escaleras, vale la pena el esfuerzo, la recompensa sera muy grata.

emejota dijo...

Este bello cuento da para algunas pequeñas "maldades" como ¿y había alguna colchoneta en las escaleras?, básicamente por los huesecillos. Y otra: El que tantas escaleras ha de subir tendrá el culillo principesco. Y.... no sigo que soy abuela, c...aramba, me había olvidado. Un fuerte abrazo.

alvaro Locx dijo...

Genial no lo conocía.

Xim dijo...

La segunda foto es impresionante!!!

Juanjo dijo...

¿y donde esta ese reino?

Thiago dijo...

Coño, el reino de la escalera se parece sospechosamente al cielo, eh.... jaja A mí como no me ofrezcas otra cosa ni uno ni otro, la verdad,....

Bezos

theodore dijo...

Me quedo con la segunda igualmente. Y hay que ver lo que se parece el rey a Goethe.

Alís dijo...

La primera marea y la segunda me dejó agotada... le voy a pedir al rey que me ceda un momentito su asiento.

Besos

crittervenudo2 dijo...

Vaya tela; ¿ para reinar hacen falta tantas?? ¿Los de sangre azul no se saltan pasos para llegar al poder??
Me pierdo Stultifer!!

Uno dijo...

El reino de las escaleras es este donde reina Stultifer. El que te espera en lo alto de la escalera con su coronota para echar un kiki.
Disfruta de tu viaje.

Manué dijo...

Vete y volverás!! Saludos par viajante viajero!!! Siempre estás de viaje joé!!! jajaja

Lakacerola dijo...

Creo que me perdería con tanta escalera

Nalabcer dijo...

Qué buenas, me gusta especialmente la primera, parece de alguna mina o algo así y toda de madera. Está muy chula esa no se tiene algo que me atrapa. Saludos Stulti.

Jauroles dijo...

Cada escalera tiene su propio cuento, este me encantó!

Saludos.

El diario secreto de Dorian Gay dijo...

Y desde aquel día los amantes juegan enajenados en las escaleras ocultas del reino…

Stultifer dijo...

Me resulta fascinante tener un blog participativo. Así puedo dejarlo que camine solo. ¿Donde llegará?

Dawidh dijo...

Oh! Gracias por nombrarme!