miércoles, 14 de diciembre de 2011

Jorge Miño

Nos envía el Pensador un bonito blog de Artistas reunidos, que ha dedicado una entrada a su pasión por las escaleras. Dice así: En el barrio porteño de Palermo, más específicamente en la calle Honduras al 4882; donde al llegar a destino el espectador se encuentra con una angosta puerta de madera pintada de blanco. Al atravesarla se encuentra con una empinada y larga serie de escalones de mármol blanco enmarcados por una baranda de metal y finalizar se topa con un gran espejo que tiene pegado Jorge Miño sin fin en letras mayúsculas y blancas, lo opuesto se puede ver en algunas paredes de la galería con las mismas palabras (el nombre del fotógrafo y la muestra) pero en este caso en color negro sobre la pared blanca.

El blog del día: Falsarius chef

5 comentarios:

alvaro Locx dijo...

me encanta porque parece una ventana, le da una profundidad especial y espacial al lugar.

Didac Valmon dijo...

es como si al atraversarla llegaras a la escalera hacia el cielo

Stultifer dijo...

ALVARo - Cada cuadro es una ventana. Algunos no saben mirar a través de ella.

DIDAC - Me gusta más la ingravidez.

Ronronia Adramelek dijo...

¿Has visto esta otra escalera de Jorge Miño?

He estado echándole una ojeada a su página y tiene fotos tremendas. Me ha gustado mucho.

La del Falsarius también me gusta. Me recuerda a la época de la Universidad y aquellos mezclotes con el último bote de garbanzos y las dos latas que te quedaban en la despensa.

Stultifer dijo...

RONRONIA - Los artistas tienen la mente desquiciada. De ahí que su visión siempre es diferente.