jueves, 22 de diciembre de 2011

Te puedes caer

Puedes torcerte un tobillo, partirte la pierna o la cadera si al bajar esta escalera alguien se ha dejado el cajón abierto. Qué ganas de hacer útiles y peligrosas las cosas que por ellas mismas ya causan problemas.

Y no digo nada sobre este artilugio de diseño que no sirve para absolutamente nada, excepto para llamar urgentemente al servicio de ambulancias. Es lo que ocurre cuando las fotos te las manda alguien que cuando se aburre hace un blog.

El blog del día: Lo mejor para ver en mi sofá

5 comentarios:

Didac Valmon dijo...

no está mal la primera si te falta espacio, pero la segunda, mejor ponerle una tabla y hacerte un trineo...

emejota dijo...

Es que la escasez (de espacio) es muy remala. Bs.

Ronronia Adramelek dijo...

Me encanta la primera foto. Yo tendrías así las escaleras, soy una fanática de los huecos de almacenamiento. Tendría cajones en las escaleras, debajo del parquet y en un falso techo y escondidos tras las librerías como en las pelis de misterio.

La segunda ya... a la segunda no me subo yo con lo poquito que me gustan las alturas...

Juan Carlos dijo...

Je, je. ¡Qué mala milk!
Salu2

Observatorio Gay Granatense dijo...

¡Tienes razón, que uno deja de verle la utilidad cuando te dejas el cajón abierto al guardar las pantuflas, esas de paño y cuadritos, de estar en casa!