jueves, 8 de diciembre de 2011

La cueva

Conxa, Jo mateixa, se entretuvo un tiempo en enviarnos su escalera. Por fin, se decidió y lanzó al hiperespacio una serie que denominó de poca cosa, pero que se suben y se bajan.

Imagino cargado de bolsas intentando acceder por alguna de estas cuatro que ilustran el blog y es para pensárselo un par de veces. ¿Es posible esa realización?

Lo que es normal es la colocación de unos bancos al final de la escalera para descansar tras el esfuerzo. ¿Era necesario meterse en la cueva?

Quien adivine cuántas pisadas tienen estos escalones sobre ellos... Premio.

El blog del día: El resto es ruido

4 comentarios:

alvaro Locx dijo...

Difícil ganarse un premio querido Stulfier si esos pasos ya están muy andados.

Observatorio Gay Granatense dijo...

Y es que ya hemos vuelto a la normalidad, con escaleras y todo, por cierto... ¡Escaleras navideñas! ¿Son difíciles de encontrar...?

conxa dijo...

Parecen más bonitas en tu blog.

Ando por aquí,aunque ultimamente "hablo"poco.

conxa dijo...

ah!! los bancos al final....

es la llamada CUEVA SANTA, y al final, sonde los bancos, celebran la eucaristia católica,entre gotas de agua que se filtran por la roca.