martes, 15 de junio de 2010

Filipópolis

Plovdiv es la segunda ciudad más grande de Bulgaria, conocida, entre otras cosas por su teatro romano. Está situada a 130 kilómetros de Sofía, en las tierras bajas de Tracia, a la orilla del río Maritsa y de las siete colinas.

La historia de Plovdiv se remonta a 6.000 años atrás, mucho antes que Atenas o Roma, lo que la convierte en una de las ciudades europeas que han estado habitadas durante más tiempo. Conocida como Eumolpia, en el año 342 a. C. fue conquistada por el rey Filipo II de Macedonia, padre de Alejandro Magno, que cambió el nombre de la ciudad a Philippopolis (Filipópolis).

Los eslavos tomaron la ciudad en el siglo VI y la llamaron Puldin. Los búlgaros la conquistaron en el año 815. El nombre Plovdiv aparece por primera vez en el siglo XV.

Bajo el gobierno otomano, Plovdiv fue un importante centro de los movimientos nacionalistas búlgaros y la primera imprenta en idioma búlgaro se estableció en esta ciudad.

Durante el periodo de gobierno comunista que se estableció en el país a partir del final de la Segunda Guerra Mundial, Plovdiv fue el centro de diversos movimientos democráticos que derrocaron finalmente al régimen pro soviético en 1989.

Y a todo esto, en Plovdiv hay un majestuoso teatro romano en plena actividad, del siglo II d.C. descubierto en 1972, que acoge de 5.000 a 7.000 personas. Su estado de conservación es bastante aceptable, aunque se nota que el escenario está bastante restaurado.

Y aunque es de piedra, el asiento elegido para descansar me hizo recordar que la construcción se debe a Marco Aurelio. La entrada para visitarlo es de 3 leva (1,50 euros) y en el momento de nuestra visita se encontraban dentro otras 3 personas. En el acceso principal hay una terraza donde se bebe la mejor cerveza búlgara.

Los atriles de una orquesta sinfónica preparados en el escenario son señal de movimiento cultural. O han tocado o van a tocar. Ojo al gran platillo metálico de la izquierda.

La Fundación Avanstzcena desarrolla un festival en sus instalaciones e insisten en solicitar ayuda económica del Ministerio de Cultura búlgaro, y de otros organismos internacionales. Hace unos años el Festival, en colaboración con el Instituto Internacional del Teatro del Mediterráneo (IITM), organizó conferencias y mesas redondas en torno a la figura de Federico García Lorca.

La mejor manera de descubrir la ciudad es caminando por sus estrechas calles adoquinadas que guardan casas del más puro estilo 'barroco balcánico', caracterizadas por su salón principal, rodeado por las habitaciones familiares y por sus techos bellamente trabajados (la mayoría de estas casas están abiertas al público ya que alojan museos, galerías o restaurantes). Por otro lado, desde la altura de sus colinas se puede disfrutar de la vista de los Rodopes y de la llanura tracia.

La anécdota: En 1878, durante la liberación de Plovdiv del poder otomano, Aleksandr Petrovich Burago, capitán del ejército ruso, impidió en la noche del 4 de enero que las tropas turcas incendiaran la ciudad. Cinco años después, con 30 años de edad, moría de tuberculosis. En noviembre de 2006 le fue otorgada la distinción de “ciudadano honorario de la ciudad”.

El blog del día: The show must go on

15 comentarios:

Thiago dijo...

Pero cari, y cómo es que fue descubierto ese teatro romanto en 1972... dónde estaba, enterrado? Es increible lo que puede aparecer, eh. Se ve precioso.

Y la distinción al pavo ese se la dieron bien tarde, eh? jaja NO como yo que ya te he hecho entregra de mi distinción ¡Jopeta ya soy poeta!.Puedes recogerla aquí:

http://lapoesiaquethiago.blogspot.com/2010/06/328-jopeta-otro-poeta-stultifer.html

Bezos,

Stultifer dijo...

THIAGO - Toda la parte de la escena está reconstruida, las columnas, el escenario... Ahí no había más que tierra sobre tierra y cuatro piedras que aparecieron con este resultado. Es enorme y puedes imaginártelo lleno de romanos con sus togas...
¿Soy poeta? Anda qué bien.

Manué dijo...

qué chulo el teatro y qué interesantes tus comentarios! ¡ y qué buenos viajes te pegas joío!! jeje

Didac Valmon dijo...

me encantan los teatros romanos...son cuando menos curiosos

Stultifer dijo...

MANUÉ - Cuando se viaja por lo menos se debe uno divertir, descansar, aprender, visitar sitios , estar con gente agradable interesantes y después contarlo.

DIDAC - Son media plaza de toros.

Chevy dijo...

Esto del turismo de masas empieza a agobiar. Tres personas!!!

Kisses

Zanobbi dijo...

Oye, y Pavel, en esta excursión, ¿no tenía ningún papelito?

theodore dijo...

Plovdiv sigue ganando por goleada...

Stultifer dijo...

CHEVY - Casualmente Bulgaria no es un destino de masas.

ZANOBBI - Pavel tenía el forro, el interior, las páginas amarillas. Vaya si tenía papel... Incluso me consiguió un cartel en cirílico de la obra de Cyrano de Bergerac que, cuando lo tenga enmarcado lo mostraré.

THEODORE - Sin duda es un 6-0. Me encantó ver las casas del caso antiguo, la farmacia, museos...

Juanjo dijo...

El teatro romano est bastante chulo,y en cuanto a la restauracion....pasate por Sagunto

Stultifer dijo...

JUANJO - Me encantan las restauraciones siempre que sirvan para conservar o recuperar lo ya perdido. Incluso la de Sagunto me agrada porque el espacio vuelve a ser aprovechable culturalmente (Distinto es que esté de acuerdo con lo que hicieron allí artísticamente)

Claudia Ibañez dijo...

El teatro romano ahí es impresionante...esta parece lejos, mucho más interesante como ciudad que Sofía...

Stultifer dijo...

CLAUDIA - Indudablemente cambian los aspectos de ambas ciudades. Incluso cambia el carácter de las personas. En Plovdiv son más "cosmopolitas". Lo mismo pensaba Pavel.

Adrianos dijo...

tu hablando de Plovdiv y hasta que no mencionaste que era Filipoupoli, no sabí yo de que me hablabas jajaja

mu bonito si señor, habrá que ir

Stultifer dijo...

ADRIANOS - Supe en cuanto escribí su originario nombre que ibas a conocer el lugar.