miércoles, 23 de junio de 2010

Santa Catalina

En 1624, por orden del rey Felipe IV, se construyó esta fortaleza de Santa Catalina, en el Limonar, para defender la ciudad de Málaga de los ataques enemigos.

A principios del siglo XX, el Castillo hacía décadas que no cumplía su función de torre vigía, y Manuel Loring, Conde de Mieres, decidió construir su residencia junto al fortín. Un palacio de estilo neo-árabe proyectado por los arquitectos franceses Levard y Lahalle, que domina la bahía de Málaga.

Hoy en día, el Castillo de Santa Catalina ha sido reconvertido en un Hotel Monumento declarado Bien de Interés Cultural, manteniendo el lujo y la categoría de un palacio señorial, rodeado de jardines y con espléndidas vistas al mar.

8 comentarios:

emejota dijo...

Tendré que visitarlo. Un abrazo.

Stultifer dijo...

EMEJOTA - Su ubicación es una maravilla. Su precio, también.

Juanjo dijo...

Tiene un aire morisco.Parece muy bonito...y como bien dices:muy caro

Stultifer dijo...

JUANJO - Lo más de lo más, lo tope de lo tope.

Zanobbi dijo...

Felipe II era un tío muy listo. Muy raro, pero muy listo. Por aquí cerca también se construyó un chalecito que es uno de mis edificios favoritos. Y es que quizás yo sea un poco raro también. También.

Stultifer dijo...

ZANOBBI - Felipe II y Felipe IV. Todos los felipes han sido listos. Les gustaban los bellos lugares.

Xavier dijo...

Siendo un bien cultural, se pude acceder a las estancias no hoteleras?, o el recinto solo es para disfrute de unos pocos?

Stultifer dijo...

XAVIER - Hay un bar, salas de reuniones... todo previo pago. Ahora es una empresa privada.