viernes, 15 de enero de 2010

Fue un palacio

Rescatada del blog Momentum

Vista del estado de destrucción en que quedó la entrada principal del Palacio Nacional de Haití. EFE/Orlando Barría

Varios edificios públicos en Puerto Príncipe se han derrumbado como consecuencia del terremoto del pasado martes en Haití, incluyendo el Palacio Nacional, que alberga la Presidencia, según informó una televisión local y capturado por Internet en Washington.
Un periodista del Canal de televisión Haitipal, quien hablaba por teléfono en directo desde Puerto Príncipe, comentó que “el Palacio Nacional, el Ministerio de Finanzas, el Ministerio de Obras Públicas, Ministerio de Comunicación y de Cultura, el Palacio Justicia, La Escuela Normal Superior”, se habían derrumbado.

Y ahora, un poquito de reflexión: Cierra los ojos e imagina por un momento que tu casa y la de tus vecinos, y todo tu barrio o urbanización, ha sido devastado por un terremoto. Estás en la calle desde hace tres días; hace frío, llueve y solamente hay muertos a tu alrededor. ¿Te pararías a pensar en si las construcciones se realizaron de acuerdo con la ley, o pensarías que hay situaciones morales más desastrosas, tal y como ha manifestado el obispo Munilla? ¿Qué harías?

9 comentarios:

Juan Carlos dijo...

¡Qué gran ocasión tuvo el obispo para estar calladito y no la aprovechó!

Stultifer dijo...

juan Carlos Los obispos siempre son inoportunos. Sus palabras sobran desde que se levantan hasta que se trasvisten.

KINY dijo...

jajajjajaa me encanta tú respuesta Mr Stultifer, yo realmente ya mande un poco a la mierda en mi blog a este Obispo.......... porque no me veas...

Montse dijo...

Primero las personas, los edificios siempre se pueden reconstruir,las vidas perdidas no. "Con la iglesia hemos topado".

Stultifer dijo...

kiny Un alto porcentaje de personas nos hemos quedado sorprendidos con las declaraciones de semejante obispo.

montse Con la Iglesia y con sus muros hemos topado.

Gesualdo dijo...

¿De acuerdo a qué ley? seguramente si la situación moral en Haití y el resto del mundo fuera otra que la que es, el país no sería el desastre que es, habría leyes que regularan las construcciones, y autoridades capaces de hacerlas respetar y quizá habría habido unos cuantos muertos menos.

A veces, muchas, los obispos dicen tonterías y a veces no, a veces mirar un poco mas allá de la hoja del periódico que tenemos en frente tampoco es mala idea.

hm dijo...

Lo del obispo este no tiene perdón de dios, nunca mejor dicho... dice semejante gilipollez y encima sabiendo que por el follón de su nombramiento iba a tener a todo el mundo pendiente de lo que decía... qué pocas luces...

Stultifer dijo...

gesualdo La solución que se debería tomar ahora es conseguir restablecer desde el inicio un país que ha quedado destruido.

hm Le quedaban las luces del árbol de navidad.

Cosechadel66.es dijo...

Si todos fuéramos Haiti, Haiti no estaría asi.

Carpe Diem