sábado, 19 de julio de 2008

Ojén (1). Málaga

A 8 kilómetros de Marbella hay una villa llamada Ojén, famosa en la actualidad por Julio Iglesias, que compró finca y casa en el municipio. Pero tiene millones más de encantos. Uno de ellos, el Ojeando Festival, motivo que ya invita a acudir algunas horas. Si vas a pasar la noche es recomendable La posada del ángel. Y hasta ahí puedo escribir.

Como si en una montaña estuviera enclavado, cerca del nacimiento de un río, subir la compra desde la zona baja a la alta puede resultar interminable. Es más, puedes subir más y más para no llegar a ninguna parte.

Existen unas cuevas que sirven de escenario de actividades. Hoy una música, mañana un teatro, pasado una lectura...
Ya en el Paleolítico Medio esta zona estaba habitada por el Hombre de Neandertal, que vivía en grupos nómadas, y el Neolítico existió ya una población asentada, como lo demuestra la Cueva de Pecho Redondo. Durante el Bajo Imperio Romano la Costa estuvo muy habitada y se especula que en la zona de Ojén hubiese algún poblado que explotaba la agricultura y ganadería. La primera vez que se cita Ojén es en la "Crónica de las hazañas de los emires cordobeses". Según la crónica, Abderramán III inicia una batalla para someter la rebelión de los mozárabes (cristianos que vivían en las tierras musulmanas) y los muladíes malagueños. Se sabe que una de las batallas entre los rebeldes y el ejército fue delante de las murallas del Castillo de Ojén. La sublevación de los mozárabes provocó la existencia de un reinado efímero con capital en Bobastro; en el año 921 Abderramán liberó Ojén y su Iglesia fue convertida en mezquita. En 1485 los musulmanes capitulan ante el Rey Fernando el Católico y se entra de lleno en la Edad Moderna. En aquella época Ojén enviaba a Marbella para exportar a África, pasas, higos secos, almendras, sedas, cera y miel de sus colmenas. Los musulmanes mudéjares pasan a ser vasallos de Castilla y en 1492 los Reyes Católicos toman totalmente el Reino de Granada, finalizando la Reconquista.

Imágenes: Hotel La posada del ángel, escalinata que circunda una de las cuevas; una de las cuevas; kiosko de chucherías en el centro de Ojén.

El blog del día: Memorias de África

5 comentarios:

Mario dijo...

Siempre subo... siempre...

Nuevamente, he de darte las gracias por nominarme blog del dia. Nominación, que gustosamente pondré en mi blog.

Gracias una vez más, Edu.

Stultifer dijo...

En mi viaje a Ojén ha habido momentos de verdadero cansancio, Entre escenario y escenario, cuestas, rampas y cervecitas... Uno ya no puede con todo. Geniales los Niños mutantes.
Voy a buscarte un avión para que vueles.

BIRA dijo...

Puedes creer que justo hoy me he dado cuenta de la nota que pones arriba de subir o bajar?? Soy lo peor!

Yo me subo, Stulti, me subo a este tren lleno de magia en el que nos regalas im�genes, Historia e historias, curiosidades y escaleras!! Lo siento por Iago, pero jam�s ver� una escalera sin acordarme de ti!

Qu� vida te pegas! Aunque eso s� te lo reconozco, debe ser agotador estar siempre de viaje. Quiz�s por seis meses te cambiaba, jajaja.

F�jate que este pueblo s� me sonaba s� y precisamente del Julito Iglesias, ains... con todo lo que hay que ver!

Besos!

Thiago dijo...

Una subida inerminable que no lleva a ningún sitio? cari, así a lo tonto, has encontrado la metáfora de todas tus escaleras...

Cari, veo que has designado Blog del Dia al de Mario "Memorias de Africa", que buena elección, y como me gusta coincidir contigo, ya le había dicho yo a Mario que su blog era genial, una preciosidad (si se puede decir esa palabra para hablar de algo tan drámatico).

Enhorabuena y bezos a los dos.

Stultifer dijo...

thiago
Cierto es: Subida interminable. Por lo menos a mi me pareció que eso era lo que había después de subir una larga y cansada escalera, llegar a una carretera y ver que más arriba, pegadita a más montaña, había más y más escaleras... Es imposible que nadie viva allí arriba. Sólo Dios o Julio Iglesias.