miércoles, 16 de julio de 2008

Tengo un amor en La Habana (VI)

La torre de Poniente de la Catedral de Cádiz guarda millones de secretos, como millones han sido las pisadas que han recorrido sus pasarelas. Dentro y en el exterior se guardan aventuras e historias maravillosas.

Un caracol es el último tramo tras la rampa de piedra caliza. Es La Habana, como dice la canción. Recomendado escucharla mientras se visita Cádiz virtualmente.

Y desde arriba, a los cuatro puntos cardinales se extiende la ciudad, con sus azoteas, edificios singulares, el Atlántico que la circunda, sus iglesias, sus bares y sus gentes. La Habana es Cádiz con más negritos; Cádiz es La Habana, con más salero.

Y el dueño de esa bicicleta escondida tras la columna también visita el malecón respirando la salina. ¿Cuás es tu último recuerdo del mar?

Imágenes: Escalera de la torre de Poniente de la Catedral de Cádiz; vistas desde la torre; Casa particular en la plaza de la Catedral de Cádiz.

El blog del día: Nacho Volution

16 comentarios:

Mario dijo...

Siempre me gustó Mª Dolores Pradera con su Habana particular gaditana.
Mi último recuerdo de mar... son muchos, lo veo a diario. Pero siempre he relacionado el mar como lugar de huída, a quien contar mis secretos y donde dejar mis lágrimas para que las lleve lejos...

Beso.

Stultifer dijo...

Llegará un día que las lágrimas inundarán el mar y tendremos que ser mar para volver a tener lágrimas.
Hoy toca mercadillo.

BIRA dijo...

Ay qué cosas más bonitas nos muestras, Stulti.
No he escuchado la canción. Una, que tiene recursos propios, la he ido tarareando mientras leía y veía esas hermosas fotos.

La canción es bellísima. Si hace quince años me dicen que me encantaría María Dolores Pradera, me hubiera partido, tronchado y descojonado (en ese orden).

Que tengas un buen día!

Thiago dijo...

Me encanta Cádiz, está preciosa... Cada calle estrecha de la zona antigua es como un pequeño milagro. y estar en una azotea viendo todos aquellos intrincados tejados es como estar en otro mundo. Me encanta estar en Cadiz y ser feliz en Cadiz al estarlo.

Pero mi último recuerdo del mar es de Castellón que me estaba bañando allí la semana pasada... ¿se acordará el mar de mi? Esa es la cuestión....

Bezos.

Kiko dijo...

Su último recuerdo del mar? tal vez fuese el despertarse tras una noche de borrachera mientras la marea que a subido y le empapa.

Devin Town dijo...

Nunca he estado en Cádiz, mis amigos siempre me han recomendado ir, no conozco a ninguna persona que me haya hablado mal de la ciudad, por lo que no es por falta de ganas.

Mi último recuerdo del mar es de ayer mismo, estuve tomando el sol y de charla toda la tarde en la playa, la tengo a 5 minutos de casa. Me encanta el mar, cuando he vivido en ciudades sin mar siempre me he terminado agobiando, necesito ver el horizonte de vez en cuando…de lo contrario me siento atrapado.

Saludos!!

Nepomuk dijo...

¿y tú? ¿tú subes o bajas entre tanta escalera?

weblara dijo...

En la última foto, no se por que pero puedo hasta imaginar el olor a frescor y salitre de esa sala.
Será por que me ecanta Cadiz? o será por que tengo sangre de allí?
Besucos!

Café con Agua dijo...

Una taza de plata...
Un rincon increible...

Me gusta tanto esa tierra! Mola mucho tu blog, pasaré más a menudo.

Thiago dijo...

Semana Fantástica? Días de Oro? pero cari... si pareces El Corte Inglés... jajaaja ¡que mono eres!

Stultifer dijo...

bira
Además de chica playmobil... ¿cantas? Todos somos una caja de sorpresas, o un baúl de leña seca.

Thiago
Subamos a una azotea de Cádiz y levntemos el cuello a ver si se ve el mar de Castellón, que seguro se acuerda de ti (Será por algo).

kiko
Me suena que tú nunca tuviste una borrachera junto al mar. ¿Nos pillamos una?

devin town
Gan suerte tenemos los que tenemos el mar de vecino de puerta, incluso cuando se enfada. Si ves que te queda lejos Cádiz, dobla el mapa y da un salto.

Stultifer dijo...

nepomuk
Me quédé en un descansillo sin saber si subir o bajar mientras esperaba a Huckleberry Finn. Esperé y esperé y se apagó la luz. Busqué de nuevo el interruptor y, como si de un maleficio se tratara, me encontré en el gran laberinto. Aquí sigo con mis escaleras: de subida, de bajada, de sentarse, de mirar, de decorar...
Sigo esperando, porque me agrada lo de los peldaños de historia. Que es lo mismo que alimentar el síndrome de Estocolmo, dramatizando mucho, claro.
Felices días.

Stultifer dijo...

weblara
¿Tienes también un amor en La Habana y otro en Andalucía?

café con agua
Serás siempre bienvenida. Al final de alguna subida darenos agua, azucarillos y aguardiente y tu nos ofreces tu café con agua.

thiago
Me pones colorado. (Todo)

El Principe dijo...

Huelva, isla canela,
tranquila, serena, un poco fria, pero agradable, muy agradable.
Saludos.

AxiomA dijo...

Solo he podido llorar al ver las fotos, porque nunca se echa tanto de menos una ciudad hasta que te has ido de ella, y Cadiz es parte de mi. Gracias por retratar esos rincones que solo ve el que los quiere ver. El autor de las Habaneras, Antonio Burgos, dijo que "El Gaditano nace donde le sale de los cojones" que quiere decir que Todo el mundo puede serlo y es que algo hay cuando todos se enamoran de mi tierra. Un Abrazo y Gracias!

Stultifer dijo...

axioma
Gracias por ser de Cádiz. Todos tenemos que ser un poco de ese trozo del sur. No añores y haz una visita.