sábado, 31 de mayo de 2008

Escalera del Albayzin

Como una cascada de agua, como una fortaleza. Sólo hay que mirar entre líneas y ver el verdadero amor que esconde y guarda. Siglos de pisadas y años de piedra. Y sigue ahí. Él también sigue ahí, incluso después de varios años. Ayer le vi, porque sabíamos que era el momento adecuado para un nuevo encuentro. Nos miramos, nos sonreimos, nos dimos el más dulce abrazo y el más dulce de los besos. Nos acompañamos con un te (él añadió "una nube de leche") y yo me lo tomé a pelo, a lo bruto. Todo fue como el expediente: sin mancha, perfecto.

El blog del día: El ángel de la guarda

4 comentarios:

El Principe dijo...

"El amor es una amistad con momentos eróticos".

Thiago dijo...

oh, cari que escalera tan romántica....! Todo sin mancha y perfecto? NO me gusta el te, pero vamos, casi me voy a animar....jajaj


Bueno, ya me dirás como acaba...a dónde nos lleva esta escalera...!

Bezos.

BIRA dijo...

La foto es preciosa, aunque da algo de pereza subirla, no? Mejor tener un encuentro como el que describes al pie de la misma.

Besotes domingueros.

Jaime Noguera dijo...

Adiooos con el corazooon, que con el almaa no puedooooo...

Guardame las 15 entradas, que las tengo ya asignadas.

Quiero ver una escalera ocultista.

Auf wiedersehen.