martes, 2 de marzo de 2010

Solomillo a la pimienta

...con crema de cacahuete

Preparación
-Se trocea media cebolla y un pimiento verde en tamaño menudo y se sofríen a fuego muy lento.
-Se prepara el solomillo en pequeños filetes, como de un dedo de gordo y se añaden a la sartén en el momento en que la cebolla se transparenta. Añadimos pimienta negra recién molida y dejamos que la carne se haga lentamente por las dos caras hasta que queda doradita.
-Removemos de vez en cuando para que no se adhiera a la sartén.
-Ponemos medio vaso de coñac o brandy y subimos el fuego para que la carne absorba los aromas y se pierda el alcohol.
-Añadimos medio vaso de agua y una cucharada de harina o maizena para que la salsa tome cuerpo.
-Ponemos una cucharada de crema de cacahuete y disolvemos la pasta en la sartén, con el fuego al mínimo hasta que se consuma en la mitad todo el líquido.
-Servir caliente acompañando el plato con unos espárragos trigueros hervidos y enfriados en hielo.
Buen provecho.

Imagen de un afectado del terremoto de Chile

¿Cambiamos nuestra forma de vida por los desastres de los demás? ¿Un mensaje o un donativo nos hace mejores? ¿Recordamos a Haití?

Ah. Se puede acompañar con un buen vino tinto abierto media hora antes de consumirlo.

18 comentarios:

Thiago dijo...

cari, no séeee, yo desde luego no olvido a Haití por motivos obvios... Pero lo del solomillo se me escapa? es lo que estas pensando mientras te haces la cena?

Bezos.

Stultifer dijo...

thiago - efectivamente: nos afecta si hay algo obvio. ¿Si no fuera así?

Argax dijo...

Si no fuera así nos quedaríamos inmunizados pensando en qué vamos a cenar esta noche.
No sé si el hombre no tiene capacidad para pensar a gran escala o es que nos convirtieron en seres sin ética.

Tu entrada me ha removido las tripas y me ha hecho sentir mal. Enhorabuena.

La cena con reflexión sabe mejor.

Stultifer dijo...

argax . No es mi intención removerte. El hombre tiene capacidad de olvidar lo que le duele. Gracias a eso podemos subsistir.

mcarmen dijo...

No. Si. A veces...

Stultifer dijo...

mcarmen - las respuestas cambian según la distancia y la afectación.

Jauroles dijo...

Da que pensar lo que dices,... pero bueno hoy no estoy para estrujarme las neuronas. Me vuelvo a la cama, que la fiebre vuelve ha hacer estragos...

Buenas noches y un abrazo 'febril'!

Stultifer dijo...

jauroles - no estás para pensamientos. Cúrate pronto con paciencia.

Logan y Lory dijo...

Si nos afecta, y mucho, pero casi nada podemos hacer, salvo seguir. Lo has descrito muy bien....

Por cierto el solomillo debe de estar riquísimo. Lo probaremos.

Un abrazo.

Stultifer dijo...

logan y lory - y lo bueno es que podemos seguir.

theodore dijo...

Y lo bueno que tiene que estar el plato. Adoro la crema de cacahuete. Y ella a mí.

Arminius Advocatus Insanitatis dijo...

Malagueño:

Has puesto el dedo en la llaga. ¿Cómo ha cambiado nuestro mundo en tan solo un par de meses?

Es complicado sufrir algo así. Las lluvias anegaron parte de la Ciudad de México, y las libertades sociales van en retroceso.

Es momento de frenar el paso, y replantear el camino.

Quizá el vino tinto (chileno) sea el mejor remedio para olvidar, pero no para aprender.

Saludos, abrazos y besos desde Puebla, México ;)

--Arminius

Winnie0 dijo...

Ni cenando debemos olvidar Chile y Haiti...bss

Stultifer dijo...

theodore - chuparse los dedos es poco. Casi me los como.

arminius - el mundo lleva cambiando desde que se produjo la gran explosión y vamos directos a una nueva que será el fin.

winnie - Ni Angola, ni Sudafrica ni Kenia...

Adrianos dijo...

... que sensación más rara me ha dejado el post... menos mal que ayer no cené que me encuentro mal, si no me habría sentado mal la cena y todo...
...el ser humano siempre olvida (por bien o por mal)

Stultifer dijo...

adrianos - no hombre. no es mi intención. Es la vida misma

Montse dijo...

Las desgracias ajenas , las vivimos diferentes hasta que nos toca a nosotros, entonces sí nos lamentamos por nuestra desgracia.

Stultifer dijo...

montse - la palabra "ajena" lo dice todo.