domingo, 8 de mayo de 2011

Descontentos

Agrupación Electores de Redondela, Pontevedra. 24 personas sentadas en una escalera. Son un grupo de ciudadanos, la mayoría de entre veinte y treinta años, descontentos en general con la política y en particular con la gestión municipal. Ellos quieren cambiar la forma de hacer las cosas y prometen a los vecinos que su participación no se limitará a ir a las urnas cada cuatro años.

Yo también estoy descontento. Me muevo entre estas tres opciones:

El nulo, en papeleta escrita o tachada, no cuenta pero puede perjudicar al ganador
Abstención (no votar) es bueno para los pequeños y puede ser malo para los grandes
El voto en blanco (sobre vacío) daña a los minoritarios y puede aupar a los grandes

11 comentarios:

Manué dijo...

Siempre me ha llamado mucho la atención este pueblo gallego, ya que es muy próximo a Portugal, como el mío, es marinero, como el mío, y, además, se llama casi igual, ya que el mío se llama "La Redondela", jeje

Stultifer dijo...

MANUÉ - Y seguro tú también estás descontento.

DELIO dijo...

Les voy a llamar -si me aceptan- para que seamos ya 26.

DELIO dijo...

Por cierto, 24 escalones no es el título de una película?

Stultifer dijo...

DELIO - Seguro que aceptan a muchos. No eran 24 eran 39

DDmx dijo...

Porque doy un golpe en la mesa (electoral) y no habla ni dios! a traición no!

Stultifer dijo...

DDMX - Yo no voy a ir ni a dar un golpe en ninguna mesa.

Juan Carlos dijo...

Por ahí, por esas opciones al voto, es por donde yo también ando. ¡Qué mar de dudas!
Salu2

Stultifer dijo...

JUAN CARLOS - Es lo que se merecen.

Observatorio Gay Granatense dijo...

Tenían que aflorar listas electorales por doquier como las de REDONDELA y empezar a minar el bi-partidismos PSOE-PP en el que nos estamos convirtiendo...

Stultifer dijo...

OGG - El problema que se les presenta a partidos minoritarios es la posterior falta de ayuda de los partidos grandes. Si un partido de los llamados minoritarios consigue la alcaldía en un municipio, le va a costar mucho recibir ayudas de comunidades, autonomías o diputaciones si no son de su misma cuerda.