jueves, 19 de mayo de 2011

Espina dorsal

Hace cuatro años Juan Fernando Herrán se fue a los barrios de las laderas de Medellín y encontró que las escaleras por donde los habitantes suben a diario a sus casas, la mayoría hechas por ellos mismos, eran formas escultóricas entre el espacio público. Las caminó, las exploró, las fotografió y empezó a plantearse un hecho artístico que luego plasmó en cuatro estructuras de madera que parecen ascender como ramales que conducen a ningún lugar. La muestra estará abierta hasta el 21 de mayo en la galería NC-arte, de Bogotá. Leer +

El blog del día: Luz interruptus

7 comentarios:

alvaro Locx dijo...

Stulfier pues reapareció mi post perdido y también deje el nuevo remasterizado con muchas y muy lindas escaleras para ti.

Osmosis dijo...

No es esta la escalera de los equilibristas?

Stultifer dijo...

ALVARO - También perdí alguna entrada y luego aparecieron sin fotos...

OSMOSIS - Es la escalera de partirse la crisma.

emejota dijo...

Me gusta la espontaneidad funcional y artística. Beso.

Stultifer dijo...

EMEJPTA - Quieras que no, aquí, el artista, aprovechó cuatro maderas y montó su composición...

Jo dijo...

a veces lo cotidiano se puede ver mejor desde sitios insospechados...
amo los barandales
y amo las escalinatas

Stultifer dijo...

JO - Casi lo mismo opino yo, y tambien me gustan las escaleras. Es evidente