viernes, 20 de mayo de 2011

Son escaleras

DESASTRE. Esta era una entrada programada pero tras el desastre de los cagones de blogger ha quedado reducida a una miseria. Había una selección de seis magníficas fotografías de otros seis magníficos blogueros pero se han perdido... Como no guardo copias de los textos, sino que me fio del ordenador, pues pasa lo que pasa. Me dirán que esto ocurre por ser un servicio gratuito. Y hubiera ocurrido igual pagándolo. Así se le quitan las ganas a uno de continuar... Que son unos cagones los de blogger. Eso es lo que son.

Mi compañero José Manuel, también conocido como "El nuevo", se ha marchado a París para subir a la torre de Notre Dame y volver a bajar. En mitad del camino paró en seco, sacó su cámara y plasmó estas escaleras. Ya podía haberme traído una taza del Starbucks...
... ... ...

Del blog The best of Lola extraemos esta imagen de ruina interior del fotógrafo estadounidense Jeremy Harris. Es una escalera.
... ... ...

Y su culo un pandero

El blog del día: Paquito el de Cuba

4 comentarios:

Adrianos dijo...

¿que virgren es esa? En grecia en la isla de Tinos tb hay una iglesia con una escalera enorme done la gente sube en rodillas si así se lo prometió a la virgen...
A ver si voy y le hago unas fotos en algún momento para que salgan mas panderos así por aquí...
Me ha encantao... y la primera foto genial que no dices de que es
Besos

Stultifer dijo...

ADRIANOS - La primera foto es una especie de refinería. Blogguer destrozó esta entrada y ya se nota hasta en los textos. Esas cosas tontas que enfadan un poco... La última foto pertenece a un anuncio en el que una mujer va buscando adivinos para ver cuál de todos le dice qué mejor banco hay para su préstamo. Esta escena corresponde a su llegada a un templo para ver a un buda.

HISTORIASDEJMEC............ dijo...

VIVA LA JUVENTUD TRABAJADORA....ABRAZOS EN ESCALERAS........

Stultifer dijo...

JMEC - Vaya eslogan que te has marcado. ¿Qué juventud trabajadora? Por lo visto el 45% de la juventud de España no tiene trabajo. Viven pocos de su trabajo, viven todos de sus familias.